Propuesta halloweenera: brioche negro


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
2 Comentarios

Propuesta halloweenera: brioche negro

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
2 Comentarios

Sobre esta receta

Halloween está aquí para quedarse y, mejor que discutir si esto es bueno o malo, buscamos una receta adecuada para esta fiesta secular llena de vampiros y zombis de cartón piedra y recetas de momias de salchicha o arañas de huevo. Nosotros, huyendo del cuquismo, buscamos inspiración en la morcilla. Porque vampiros habelos, hainos, pero una cosa es un cupcake de color rojo sangre y otra, un guiso de lamprea y una botella de Burdeos.

La sangre se ha consumido desde que se comen animales. Morcillas, filloas, civets y sarrabulhos deben su color negro a su uso como ingrediente y resulta que, como muchas abuelas intuían, es muy nutritiva gracias al hierro que contiene. Además, puede usarse como sustituto del huevo porque tiene una composición similar, según The Nordic Food Lab, que ha investigado sobre nuevos usos de la sangre en la cocina. Como también en los países nórdicos puedes encontrar en los supermercados pan de sangre (blodbröd o verileipä), nos hemos quedado con estas dos ideas venidas del norte —sustituto de huevo y pan– para preparar esta propuesta halloweenera: un brioche de sangre. Está estupendo con un buen Stilton.

Para conseguir auténticas caras de susto, se recomienda servir y explicar lo qué lleva una vez se haya probado.

Receta para un brioche de 1kg

Ingredientes

Esta receta de brioche es casi imposible de hacer a mano por la cantidad de mantequilla que lleva y se recomienda hacer con una amasadora, una excelente inversión si haces pan habitualmente. Te facilitará el trabajo y mancharás mucho menos.

  1. Mezcla la harina, azúcar y levadura.
  2. Añade 2/3 de la sangre y mezcla.
  3. Añade el resto en 3 tandas, esperando siempre a que la sangre o huevos se mezclen bien.
  4. Cuando la masa sea homogénea y tenga cuerpo, añade la sal y la mantequilla a temperatura ambiente y cortada en trozos y amasa con el gancho hasta que se haya incorporado toda la mantequilla y la masa tenga un aspecto brillante y sedosos.
  5. Tapa el recipiente de la amasadora con film transparente y deja reposar una hora. Luego mete en la nevera durante toda la noche.
  6. Al día siguiente, vuelca la masa sobre la encimera y desgasifica.
  7. Haz una bola con la masa y coloca en un molde de pannetone. Tapa y deja reposar hasta que haya doblado su volumen.
  8. Pinta con huevo la superficie y haz dos cortes en forma de cruz en la superficie. Hornea a 180º durante 25 minutos y deja enfriar sobre una rejilla.

Entradas recientes

Todas las categorías