Štedrák, la tarta de Navidad eslovaca


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Štedrák, la tarta de Navidad eslovaca

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Sobre esta receta

La receta de hoy es tradicional de Eslovaquia, el país de Veka, la persona que se encarga desde hace unos meses de gestionar nuestra cuenta de Instagram y de elaborar las recetas del blog.

La Nochebuena se llama por allí Štedrý večer, que se puede traducir como «tarde generosa». Tradicionalmente, como en todos lados, las comidas eran muy básicas y se reservaban los festines para fechas señaladas, como Navidad, cuando es tradición hacer Štedrák, una tarta de capas de masa de brioche, requesón, semillas de amapola, nueces y mermelada.

En la familia de Veka el menú habitual de Nochebuena consiste en un entrante de obleas con miel, nueces y ajo, una sopa de chucrut, pescado con ensalada de patatas y este sterdrak. Pero ojo: en Eslovaquia y la República Checa hay que coger carrerilla para la cena y ayunar durante todo el día. Si lo consigues, podrás ver un cerdito de oro que te traerá suerte para el próximo año. Con esta moda del ayuno intermitente, seguro que se junta una buena piara.

Qué vas a necesitar:

Ingredientes para una bandeja entera de Štedrák:

Para la masa:

Para el relleno de semillas de amapola:

Para el relleno de nueces:

Para el relleno de mermelada:

Para el relleno de requesón:

Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.
  1. En un bol mezcla la harina con el azúcar, la levadura y la sal. 
  2. Añade la leche y el extracto de vainilla y amasa hasta que se junten bien todos los ingredientes y no queda ningún trozo de harina seca.
  3. Amasa durante 5 minutos más.
  4. Deja reposar la masa durante un par de minutos y luego vuelve a amasar  incorporando la mantequilla poco a poco. 
  5. Cuando la mantequilla esté bien incorporada deja la masa reposar cinco minutos y luego vuelve a darle otro amasado de 5-10 minutos.
  6. Cubre el bol con la masa dentro con un gorro de ducha, o mételo en una bolsa de plástico y deja reposar hasta que doble el volumen, unas 2 horas en un sitio cálido de la cocina.
  7. Mientras tanto vete preparando los rellenos, empezando por el relleno de semillas de amapola. En una cacerola mezcla las semillas de amapola con la leche y el azúcar y ponlas a cocer a fuego alto. Vete removiéndolas todo el rato para que no se quemen.
  8. Cuando empiecen a hervir, baja el fuego a fuego medio y cuécelas durante 15 minutos. Sigue removiéndolas todos el rato. 
  9. Después tapa la cacerola, quítala del fuego y deja las semillas reposar en la cacerola tapada mientras preparas el relleno de nueces.
  10. Con la ayuda de una batidora o un procesador de comida muele las nueces en pequeñas tandas y mételas en un bol.
  11. Calienta la leche para el relleno de nueces.
  12. En el bol con las nueces, añade la leche caliente, azúcar, extracto de vainilla y pizca de sal. Remueve todo bien.
  13. Monta la clara a punto de nieve y añadela a la mezcla de las nueces con cuidado. El relleno de nueces está listo – tápalo con un gorro de ducha y deja reposar aparte.
    Relleno de nueces
  14. Ahora vuelve a acabar el relleno de semillas de amapola. Bate la mezcla cocida de semillas de amapola en una batidora. Es mejor ir haciéndolo en pequeñas tandas.
  15. Mete la mezcla batida en un bol, añade la piel rallada de un limón y mezcla.
  16. Después añade la clara montada a punto de nieve e incorpórala con cuidado. Este será el aspecto final:
    Aspecto del relleno de amapolas
  17. Tapa el bol con el relleno de semillas de amapola y deja reposar aparte. 
  18. En otro bol mete el requesón, el azúcar glas, el almidón de maíz, las yemas y el extracto de vainilla y mezcla bien con una cuchara. Tápalo y deja reposar aparte. Este será su aspecto:
    Relleno de requesón
  19. En otro bol mezcla la mermelada con canela con la ayuda de una cuchara. Tápalo y deja reposar aparte.
  20. Cuando la masa haya duplicado el volumen, sácala del bol y desgasificala apretando sobre ella encima de una encimera.
  21. Divídela en 5 trozos: 4 más grandes de aproximadamente 260 g cada uno y el quinto más pequeño de aproximadamente 130 g.
  22. Encima de un tapete de silicona espolvoreado con harina aplasta uno de los grandes trozos con la ayuda de un rodillo hasta conseguir un rectángulo igual de grande que la bandeja del horno. Se necesitará un poco de tiempo para conseguirlo, la masa tiene que quedar bien finita. 
  23. Envuelve la masa estirada en el rodillo y colócala encima de la bandeja del horno con papel de hornear.
    Coloca sobre la bandeja
  24. Echa por encima el relleno de semillas de amapola y úntalo bien por encima de toda la superficie de la masa, de manera homogénea, con la ayuda de una cuchara.
    Coloca el relleno de amapolas
  25. Ahora estira con el rodillo el segundo trozo grande de la masa y coloca la masa estirada por encima del relleno de semillas de amapola.
    Tapa con la segunda capa
  26. Echa por encima de este trozo de masa el relleno de nueces y úntalo bien por encima de toda la superficie de manera homogénea.
  27. Estira el tercer trozo grande de la masa y colócala por encima del relleno de nueces.
  28. Unta por encima de este trozo de masa el relleno de mermelada.
  29. Estira el cuarto trozo grande de la masa y colócala por encima del relleno de mermelada.
  30. Encima de este último trozo grande de la masa va el relleno de requesón. Úntalo de manera homogénea por encima de toda la superficie.
  31. Estira el trozo más pequeño de la masa con el rodillo hasta conseguir un rectángulo más o menos igual de largo que la bandeja del horno y mitad de ancho. 
  32. Con un cuchillo o con una rueda cortadora córtalo en tiras y colócalas encima del relleno de requesón en cruce, para formar una rejilla. 
    Coloca las tiras de masa sobre el requesón
  33. Cubre la bandeja con una bolsa de plástico y deja fermentar unos 40 minutos.
  34. Precalienta el horno a 170ºC.
  35. En cada cuadrado formado entre las tiras de masa coloca una pasa y luego mete la bandeja con štedrák en el horno.
  36. Hornea durante 50-60 minutos hasta que las tiras de masa estén bien doradas y el relleno de requesón no esté líquido.
  37. Cuando sacas la bandeja con štedrák del horno, enseguida unta la rejilla de masa con mantequilla derretida.
    Unta con mantequilla derretida
  38. Antes de comer deja enfriar por completo. Sirve cortado en formas deseadas. 

Sugerencias:

Para darle otro aspecto a este postre, en lugar de cortar el último trozo de masa en tiras y formar la rejilla, puedes ir recortando algunas formas navideñas como estrellas y colocar éstas por encima del relleno de requesón. 

Entradas recientes

Todas las categorías