Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Pav, panecillos de Mumbai

Entrada publicada el 22 febrero 2016 en Cómo hacer pan casero, Recetas
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (12 voto, media: 3,83 de 5)
Loading...Loading...

Si empezásemos a caminar hacia Oriente de panadería en panadería, veríamos como los panes se van haciendo cada vez más planos hasta convertirse en tortas al llegar a la India, y pasaríamos de los hornos de cúpula europeos a cocer sobre una tava —una plancha que se coloca directamente sobre el fuego— y usar todo tipo de harinas y legumbres para la masa.

Aunque planos en su mayoría, hay partes de la India con panes de tipo europeo muy populares, como el el pav, un panecillo de mantequilla de origen portugués típico de Mumbai (la palabra pav deriva de pão) común en los puestos callejeros de comida, en donde se sirve para mojar en curries o en bocadillos sorprendentes, como el vada pav.

La receta es muy sencilla y los bollos, como se hacen en piezas pequeñas, se pueden congelar para usar cuando se necesiten. Además de nuestra propuesta de bocadillo de croqueta especiada de patata, puedes usarlos con otros rellenos menos exóticos.

Ingredientes

☆☆ Consigue un 10 % de descuento usando el cupón YD3CGG3H en compras de más de 30 € (envío no incluido) ☆☆
  1. Engrasa un bol y reserva. Luego tendrás que taparlo: ten a mano una bolsa de plástico, un trapo o film transparente.
  2. Pon en otro bol el agua, azúcar y levadura y deja reposar 10 minutos.
  3. Añade el resto de ingredientes y mézclalos con la mano, una cuchara o una rasqueta, un indispensable económico que todo panarra debería tener en casa.
  4. Pasa la mezcla a una encimera y amasa durante 10 minutos.
  5. Coloca la masa en el bol engrasado, tapa con un trapo, film transparente o metido dentro de una bolsa de plástico. Deja reposar dos o tres horas.
  6. Pasado este tiempo, engrasa una bandeja rectangular y reserva.
  7. Vuelca la masa en la encimera ligeramente enharinada, quita el gas suavemente dándole unos golpecitos a la masa.
  8. Divide 12 trozos y haz bolas con cada uno de ellos.
  9. Colócalos en la bandeja ligeramente separados, tapa con un trapo y deja leudar hasta que hayan aumentado bien de tamaño. Esto dependerá, como siempre, de la temperatura de tu cocina. Lo habitual es que necesites entre una y dos horas.
  10. Precalienta el horno a 220º.
  11. Mete la bandeja con los panecillos en el horno, sin ventilador, durante 8-10 minutos, hasta que estén ligeramente dorados.
  12. Saca la bandeja del horno y coloca los panecillos sobre una rejilla para enfriar.

Una vez listos, usa los que necesites y congela el resto.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'7 Responses to “Pav, panecillos de Mumbai”'
  1. Manuel dice:

    Hola Rodrigo.

    Antes que nada, genial el blog. He probado con esta receta un par de veces y me queda una masa muy rara, muy planita, salen parecidos a los molletes. En casa han gustado, no obstante, por eso la he repetido. Con menos tiempo de fermentación, con más tiempo, y siempre el mismo pan plano. Me desconcertaba no obtener un pan siquiera parecido. Por eso, tras mucho cavilar, opté por aplicar 1 cucharadita de levadura en lugar de un cuarto. Entre 5 y 6 gramos. Y tras hacerlo así, he obtenido un resultado que sí se corresponde con la foto. Están buenísimos por cierto, en casa los devoran.

    Así que ¿es posible que en la receta deba figurar más levadura de la que indicas? ¿O me he metido por los derroteros (que no suelo frecuentar) de tapar errores en el proceso dopando la masa a base de levadura?

    Un saludo, Manuel.

  2. Manuel dice:

    Buenas de nuevo.

    He usado vuestra harina panadera.

    • Bien. ¿La masa ha doblado su volumen en la primera fermentación?

      Esta masa tiene una hidratación muy ajustada y no es de las que se desparrama. ¿Qué textura tiene la miga? ¿Es suave y ligera o compacta?

  3. Manuel dice:

    Pues verás, la masa sube en la primera fermentación, aunque tarda. Las dos horas, casi tres, no se las quita nadie.

    Al formar las bolas la masa es muy pegajosa, pero se deja formar. Eso sí, por mucho que intento darles tensión, tras la segunda fermentación han crecido pero más a lo ancho que hacia arriba (creo que es normal).

    Al hornear, sube un poquito y queda parecido a un mollete. Miga densa pero blanda, corteza muy fina y blanquita. Es un pan original, la verdad, pero no es el mismo.

    Puestos a pensar, creo que el único cambio en este último intento (aparte de más levadura) es que el sobre de la anterior se terminó y estrené una nueva caja. Podría ser que la anterior levadura por lo que sea no estuviese bien. El resto de panes que he venido haciendo con ella son siempre con prefermento (la masa madre no me ha funcionado todavía), de modo que su influencia igual se mitiga. Como este es con método directo, es posible que diese poco rendimiento y por eso el contraste. No sé, es por controlar todas las variables.

    Los próximos que haga lo intento con el cuarto de cucharadita de esta caja de levadura,a ver qué pasa.

    • Manuel, la masa no debería quedar en absoluto pegajosa. Es uno de los panes más fáciles que tenemos publicados y no debería dar mayores problemas. ¿Desde cuándo tienes la harina?

      • Manuel dice:

        Pues hará un par de meses del pedido, creo.

        Ya te digo que en cuanto le he subido a una cuchara, la masa se ha comportado bien, una masa blanca, suave, de estas que son divertidas de manejar. Y en otros panes no me da problemas, teniendo el mismo tiempo. Volveré a probar con menos levadura con la levadura que acabo de abrir, a ver si era eso.

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.