Panecillos con escaña integral y semillas de amapola


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Panecillos con escaña integral y semillas de amapola

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Sobre esta receta

Las semillas de amapola que se usan en la cocina vienen de la especie papaver somniferum. Con semejante nombre, no te sorprenderá que sea la misma planta de la que se obtiene la morfina. Lo que sí es probable que no sepas es que el tercer productor mundial de semillas de amapola es España. Supongo que la producción se dedicará a la industria farmacéutica, dado la ausencia de este ingrediente en el recetario tradicional. O puede que no y suceda como en aquel pueblo en donde conocí a un secador de congrios que no sabía cómo se comía porque todo lo enviaba fuera y no lo había probado nunca. Si la curiosidad mató al gato, este no muere por inquisitivo.

Qué vas a necesitar

Ingredientes para 12 panecillos

Prefermento

Masa final

Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.
  1. Por la noche, justo antes de ir a dormir, prepara el prefermento: en un bol pequeño mezcla bien 130 g de harina panadera con 100 g de agua y 0,3 g de levadura seca de panadero.
  2. Cubre el bol y déjalo fermentar a temperatura ambiente durante toda la noche.
  3. Por la mañana prepara la masa: en un bol mediano mezcla el prefermento con el resto de los ingredientes de la masa. Ayúdate de una cuchara.
    Mezcla los ingredientes con una cuchara
  4. Cuando ya se hace difícil mezclar la masa con la cuchara, vuélcala en la encimera y junta todos los trozos con las manos. La masa al principio es un poco pegajosa.
  5. Amasa con el amasado francés durante 5 minutos. Verás cómo la masa va cogiendo forma y ya es tan pegajosa.
    Amasa ligeramente
  6. Deja la masa reposar 5 minutos y vuelve a amasar otros 5 minutos más.
  7. Coloca la masa de nuevo en el bol y cúbrelo con un gorro de ducha o mételo en una bolsa de plástico.
    Mete la masa en un bol
  8. Deja fermentar en algún sitio cálido durante 2 horas y media hasta que la masa doble el volumen.
    La masa habrá doblado su volumen
  9. Vuelca la masa encima de la encimera con la ayuda de una rasqueta de panadero. No es necesario espolvorear la encimera porque ya no será pegajosa y se trabajará muy bien.
  10. Amasa brevemente para quitar el gas y divídela en 12 trozos iguales.
  11. Dele forma de bola a cada trozo: primero estira la masa intentando darle forma de círculo (bastante imperfecto).
  12. Luego dobla los exteriores hacia el centro alrededor de todo el círculo.
    Dobla los bordes hacia el interior
  13. Dale la vuelta a la bola y estírala un poco más con las manos por la encimera para formar una bola.
    Dale la vuelta y crea tensión
  14. Deja reposar las bolas durante 5 ó 7 minutos.
  15. Después, aplasta cada bola con la ayuda de la rasqueta de panadero o con tu mano.
  16. Echa un poco de agua por encima con la ayuda de un pulverizador. 
    Moja la superficie
  17. Ahora mete la parte de arriba – la parte húmeda de la masa – en un bol pequeño relleno con semillas de amapola. De este modo las semillas de amapola se pegarán a la superficie de la masa.
    Pega las amapolas
  18. Coloca la bola encima de una bandeja de horno con el papel de hornear. 
  19. Coloca el sello marcador por encima de la bola y aprieta hasta casi abajo. Cuidado para no apretar demasiado y romper así la masa en trozos.
    Marca con el sello
  20. Cubre los panecillos y déjalos fermentar una hora más.
  21. Precalienta el horno a 220ºC – 230ºC.
  22. Cuando el horno esté caliente, vuelva a hacer la marca con el sello (para evitar que al hornear y subir la masa se pierde la forma) y pulveriza una vez más todos los panecillos con un poco de agua.
  23. Mete la bandeja con los panecillos dentro del horno y hornea durante 12-13 minutos. No te pases de tiempo para evitar que te queden muy duros.
  24. Deja los panecillos enfriar encima de una rejilla.

Observaciones sobre los panecillos con escaña y semillas de amapola

Veka, la autora de esta receta, nos dice que los panecillos con semillas de amapola son típicos de varias zonas de Europa Central. Ella, que es eslovaca, suele hacerlos con manteca de cerdo en vez de aceite de oliva. Es algo que nosotros recomendamos. En nuestra comarca (Valle del Guadalhorce) siempre se ha usado mucho en repostería y para conservar carnes como el lomo en manteca o la manteca colorá. Defendemos su lugar en la cocina porque aporta una suavidad y textura a las masas que no se consigue con el aceite de oliva. Te aconsejamos que hagas una prueba.

Entradas recientes

Todas las categorías