¿Compensa al bolsillo hacer pan en casa?


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
29 Comentarios

¿Compensa al bolsillo hacer pan en casa?

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
29 Comentarios

Sobre esta receta

Esta es una pregunta a la que los amantes de hacer pan, que somos legión, no necesitamos respuesta, porque sabemos de sobra que hacer pan en casa compensa, y mucho, cueste lo que cueste. Quien se ha adentrado en los placeres del amasado y en los misterios de la fermentación no necesita más justificaciones: el pan casero es mil veces mejor que el pan del súper y punto.

Ahora bien, si los que defendemos esta filosofía descubrimos que, además, sale más barato, pues que vuelen las campanas y empiece la fiesta.

Vamos a hacer el cálculo teniendo en cuenta los consumos de luz para hacer una hogaza de un kilo, y como somos generosos, estimando un total de hora y cuarto de horno porque hay que calentar también esa imprescindible Celsius.

Empezamos con la luz. Su precio varía dependiendo de la empresa y también de la época del año, pues tiene oscilaciones. Se puede establecer que el kilovatio hora cuesta en España, de media y con IVA, unos 0,16 euros. Un horno eléctrico normal varía en sus consumos, según los modelos, entre los 0,8 y los 1,2 kilovatios hora. Hagamos una media y quedémonos con 1 kilovatio hora. Así, hora y cuarto de horneado nos saldrá a 20 céntimos. Tampoco parece un drama.

Lo del agua es más sonrojante aún. En España el metro cúbico se vende, de media, a dos euros. Es decir, que un litro son saldría a 0,002 euros, y como necesitamos para nuestro pan solo 420 gramos, pues menos todavía. Casi mejor ni lo sumamos.

Entremos en harina. Aunque nuestra harina panadera la vendemos a 1,99 euros el kilo y medio, vamos a calcularlo (sí, somos así de chulos) con la harina panadera ecológica, a 2,59 euros por 1.500 gramos. Para hacer nuestro pan de kilo usaremos 600 gramos de harina, así que vamos a invertir 1,036 euros en harina de la mejor calidad.

A 1,99 el paquete de 55 gramos de levadura, nos saldría para hacer este pan a 0,138 euros.

Pues ya lo tenemos, sumando todo nos sale el kilo de pan por la friolera de 1,37 euros.

¡Eh, que te estás olvidando de los gastos de envío!, dirán con razón. Está bien, a por ellos. Un caso habitual: un pedido con cuatro paquetes de harina saldría a 5,95 euros de gastos de envío. Es decir, que a nuestros 600 gramos de harina hay que añadirles 0,59 euros por el transporte. Así, nuestra estupenda hogaza casera de un kilo hecha a mano con mimo y los mejores ingredientes no habrá costado 1,96 euros.

Y ahora hagamos sangre: en el súper de abajo de mi barrio venden las barritas de 250 gramos, inanes, exangües, faltas de vida, con la miga gomosa (por supuesto, precocinadas y congeladas sin haber visto en su vida a un panadero) por 50 céntimos. El kilo de ese subproducto deleznable nos costaría 2 euros!

Poco más que decir: la bola entró y ganamos nosotros. El pan de calidad que compro en la panadería de referencia del barrio, un pan excelente, cuesta 2,80 euros por la misma cantidad. Lógicamente también sale más barato hacerlo en casa.

Un poco de regodeo: nuestro pan casero no solo es mejor, no solo te lo pasas bien haciéndolo, ¡es que encima es más barato! Y ahora la pregunta definitiva. Pongamos que en el súper se vuelven locos y te dejan lo suyo a mitad de precio. Es más, pongamos que te lo regalan. O más todavía, que te dan un euro por cada barra que te comas. ¿Dejarías de hacer pan en casa?

Entradas recientes

Todas las categorías