Siete consejos para elegir un horno doméstico para hacer pan


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
54 Comentarios

Siete consejos para elegir un horno doméstico para hacer pan

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
54 Comentarios

Sobre esta receta

Cambiar de horno es poco habitual, porque esos electrodomésticos duran toda la vida y en general uno cuece en el que le toca. Mis padres llevan desde los años 80 usando el suyo y no ha dado muestras de fatiga, ahí sigue. Pero si necesitas cambiar, porque te vas a hacer una cocina desde cero o porque cascó la antigualla que tenías en casa, estos son unos consejos importantes a tener en cuenta si lo tuyo es hacer pan.

Un precio elevado no implica mayor calidad

Lo principal para elegir un horno es no volverse loco con las muchas novedades que ofrecen las marcas. Muchos aparatos de precios elevados basan su valor no en el hecho de que asen o cuezan mejor, sino en que se parecen a un Iphone. Programas de cocción, pantallas táctiles y detalles de diseño encarecen esos productos, pero no nos van a dar mejor pan, así que no vale la pena, sobre todo si vas ajustado de presupuesto, dejarse engatusar por la belleza del aparato. En este campo, más caro no siempre significa que sea mejor.

Busca potencia y temperatura

Para hacer pan necesitamos una fuente de calor potente para alcanzar una alta temperatura y para mantenerla. Los hornos de gamas económicas suelen tener menos capacidad calorífica, en torno a 2.700 watios. Eso significa que tardará más en alcanzar la temperatura que le pidamos, pero sobre todo supone que, cuando metamos una masa fría en el horno, o cuando abramos y cerremos la puerta, tardará más en recuperar el calor perdido, y en panadería sabemos que es fundamental un arranque en condiciones.

Hay una amplia gama media de modelos entre 3.400 y 3.700 watios mucho mejores para hacer pan. Por otra parte, la mayoría de los hornos ofrecen un rango de temperaturas entre 50 y 250 grados. Los hay también que empiezan desde 30 y alcanzan los 300 grados. Estos últimos nos convienen más porque lograr una temperatura elevada vendrá muy bien, por ejemplo, para bordar la pizza o para iniciar la cocción de nuestros panes aunque la bajemos después.

Además, un horno que pueda mantener los 30 grados reales también nos puede servir como cámara de fermentación. Es más, algunos incluyen esto último como una función propia. Antes de usarlo con ese fin yo lo comprobaría con un termómetro. Por otra parte, que tengan ventilador o dejen de tenerlo nos da igual: no lo vamos a usar para nuestros panes.


Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online
Usa el cupón 5CDZQ4FT.

No te vuelvas loco con la función de vapor

El vapor es esencial para que suban los panes. Los hornos profesionales tienen aporte y extracción de vapor a voluntad del panadero y están conectados a la red de agua, los domésticos no. En el mejor de los casos cuentan con un depósito rellenable. Si buscas hornos con función vapor verás que los hay en casi todas las marcas, pero suelen ser caros y en las pruebas que hemos hecho con modelos de gama alta los resultados son más pobres que poniendo unos cubitos de hielo sobre la placa de un horno normal.

Un obviedad fundamental: que cierre bien

El vapor podemos generarlo fácilmente con hielo y sin funciones añadidas. Ahora bien, de nada nos sirve añadir vapor si se pierde al momento porque la puerta no cierra bien. La gama baja puede tener ese problema con las gomas, fíjate bien cuando elijas el aparato para tu cocina, porque de la pantalla táctil y la pirólisis puedes prescindir sin problema, pero del vapor no.

Mejor, y más seguro, con guías extraíbles

Un asunto interesante para un panadero es contar con guías extraíbles. Salvo los básicos, casi todos las tienen hoy en día y son muy útiles si, por ejemplo, utilizas una piedra de horno o una plancha Celsius de acero, y quieres darle la vuelta al banetón sobre ella directamente. Si no tienes guías tampoco te fustigues: emplea una pala de horno y listo, que te valdrá en muchos casos. Los hornos con guías no son mucho más caros que los que no las tienes, y esa inversión vale la pena para evitar quemaduras.

Con buena luz

Si te gusta hacer pan ya sabrás que hay pocas películas mejores que las que se cuecen en el horno. Sentarte en un taburete delante para ver cómo se forma el pan es un gran placer, y lo disfrutarás mucho más si tu aparato tiene una puerta transparente y una luz potente. Si además lo tuyo es Instagram, tanto mejor.


Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online
Usa el cupón 5CDZQ4FT.

Pon una Celsius en tu horno

La mejor forma de conseguir un calor potente y constante en un horno es ponerle una plancha Celsius, una superficie gruesa de acero con una impresionante capacidad de retener las altas temperaturas. Un horno económico con ella hará mejores panes que uno de gama alta que no la tiene. Vale mucho la pena ahorrar en funciones innecesarias y adquirir una Celsius. También existen piedras de horno con la misma finalidad, pero son mucho más frágiles y es habitual que acaben rompiendo. Una Celsius te durará toda la vida.

En resumen, si te vas a comprar un horno comprueba que el aparato tenga una potencia mayor de 3.400 watios, y si llega a 300 grados de temperatura máxima, tanto mejor. Si puedes, búscalo con guía extraíbles (la mayoría ya las traen), con una luz potente para ver lo que se cuece y con una puerta que cierre bien para que no se pierda vapor. De la función vapor de muchos aparatos de gama alta puedes prescindir: se obtienen mejores resultados poniendo unos cubitos de hielo sobre la placa. Ahorra en esas funciones y programas que no vas a usar y añádele al horno que te compres una plancha Celsius, con ella tus resultados mejorarán sensiblemente y habrás hecho una inversión total mucho menor que en un aparato de gama alta.

Con un horno de gama baja con una Celsius consegirás mejor pan que con uno de gama alta sin ella.
En un horno de gama baja con una Celsius conseguirás mejor pan que en uno de gama alta sin ella.

Créditos

La fotografía de la plancha Celsius es de Xime cocina. Síguela y verás panes, pizzas y repostería con muy buena pinta.

Icono del horno de Freepik de www.flaticon.com

Entradas recientes

Todas las categorías