Bizcocho de limón y semillas de amapola


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
10 Comentarios

Bizcocho de limón y semillas de amapola

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
10 Comentarios

Sobre esta receta

Creo que cada persona tenemos madre —o abuela— que para esas comidas especiales de domingo prepara un bizcocho casero según la receta familiar. Y ese bizcocho con esa receta de familia ¡siempre es sagrado! Pero a veces nos apetece innovar un poco y buscar algo distinto, pero igual de bueno e igual de sencillo. 

Este bizcocho de limón y semillas de amapola es justo así. Se trata de un bizcocho sabroso porque el limón y la amapola se potencian el uno a la otra y su preparación se reduce pesar, mezclar y hornear. Con la llegada del verano proponemos recetas sencillas y rápidas para aprovechar el tiempo libre. Además con el glaseado por encima queda muy vistoso y digno incluso de alguna ocasión especial.

Las semillas de amapola nos gustan mucho y no solo porque la OMS recomienda su consumo. Si no porque su sabor es único e irremplazable y es lo que las hace especiales. También nos gusta cómo cambian la textura del bizcocho. En esta receta como harina hemos usado harina blanca de espelta ya que nos encanta su sabor y porque su poca fuerza la hace adecuada para usarla en repostería. El líquido que hemos empleado en la receta es kéfir. Pero si no tienes uno en casa, simplemente puedes reemplazarlo con yogur griego o nata agria.

Tal y como hemos dicho, hacer este bizcocho es muy sencillo – simplemente mezclamos por un lado los líquidos y por otro los ingredientes sólidos. Y luego las juntamos. Echamos en el molde y horneamos. Sencillo, ¿verdad? Pues vamos a verlo ya paso por paso.

Que vas a necesitar

Ingredientes para un bizcocho grande de 1 kg

Ingredientes para el glaseado de limón

  1. Al principio del todo precalienta el horno a 180ºC con calor abajo ya que el bizcocho se prepara rápido y tiene que ir al horno bien calentito. 
  2. En un bol con ayuda de una cuchara mezcla todos los ingredientes no líquidos – es decir la harina, azúcar de caña y azúcar glas, semillas de amapola, piel rallada de limón, sal y levadura.
    mezcla los ingrediente secos
  3. En otro bol con ayuda de unas varillas eléctricas o varilla manual bate bien todos los ingredientes líquidos – kéfir, huevos, extracto de vainilla y mantequilla líquida. No hace falta batir demasiado, solo hasta que se incorporan bien entre sí todos los ingredientes.
    Mezcla bien los ingredientes líquidos
  4. Con ayuda de una cuchara ve añadiendo los ingredientes no líquidos a la mezcla de ingredientes líquidos. Siempre mezcla bien para conseguir una masa homogénea pero hazlo con cuidado. Si en este paso hacemos mucho movimiento (tipo amasado) es lo que hará que el bizcocho salga más chicloso. 
  5. Echa la masa en el molde, da un par de golpes suavemente a la encimera para que asiente bien la masa y rápido al horno.
    Echa la masa en el molde
  6. Baja la temperatura a 170ºC y hornea durante 30 min. Después cambia al calor abajo y arriba y hornea durante otros 30-35 min aproximadamente. 
  7. Haz la prueba con un palillo para saber si está hecho. Pincha el palillo bien en el centro del bizcocho porque es donde más se puede encontrar algún trozo de la masa cruda.
  8. Cuando lo sacas del horno déjalo enfriar. 
  9. Mientras prepara el glaseado: Simplemente mezcla el azúcar glas con zumo de limón hasta conseguir una especie de crema.
  10. Vierte el glaseado por encima del bizcocho y espolvoréalo con más semillas de amapola.

Entradas recientes

Todas las categorías

Por Veka

Me llamo Veronika pero todo el mundo me llama Veka. Soy una enamorada de la masa madre (además de mi familia y mis hijos, por supuesto). Me encanta usarla para hacer panes, así cómo explorar su utilización en todo tipo de recetas. Más allá de la repostería disfruto mucho de la fotografía y de pasar tiempo en la naturaleza