Pastel de limón y cúrcuma


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
2 Comentarios

Pastel de limón y cúrcuma

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
2 Comentarios

Sobre esta receta

Es todo un clásico asociar pastel a infancia. La vuelta del colegio (qué buen socio es el olor al recuerdo) y subir por la escalera y ese olor en el rellano y ese deseo musitado hacia adentro: «por favor, que este olor a bizcocho venga de mi casa». Y luego, el pastel encima de la mesa, la frase «cómeme» de Alicia en el País de las Maravillas resonando en la cabeza. Una infancia también es el bigote lleno de nata, de chocolate y ese olor a crema bajo la nariz, como las rodilleras y los parches y las series de dibujos animados con doblaje latino.

Uno de los pasteles que más recuerdo por la extrañeza en el sabor (descubrir sabores es como viajar a sitios desconocidos) fue el de limón y cúrcuma, esa mezcla oriental, tan de civilización antigua; y las manos de mi madre (eficientes y sabias en la repetición) eligiendo el limón perfecto, congelándolo levemente para luego poder cortarlo en finas rodajas y confitarlas a fuego medio en partes iguales de azúcar y agua; la delicada colocación sobre la masa y ese hornear último, la cúrcuma dando su punto de color, el olor a pastelería que antecede a la felicidad.

La cúrcuma es el estilazo del olor, el toque exótico del bizcocho, le quita monotonía a la mezcla de harina y huevos y te lleva en un instante a los jardines antiguos de Babilonia.

Qué voy a necesitar

Ingredientes para el limón confitado

  • 1 limón
  • 100 g de azúcar
  • 100 ml de agua

Ingredientes para el pastel

  1. Para confitar el limón, córtalo en rodajas y pásalo a una cacerola. Añade el azúcar y el agua y cocínalo a fuego bajo hasta que el agua desaparezca casi por completo.
    confita el limón hasta que no quede líquido
  2. Calienta el horno a 180 ºC con calor abajo.
  3. Cubre el molde con papel de hornear, dejando que sobresalga por los lados para que después se pueda desmoldar el pastel con facilidad.
  4. Combina la harina, la levadura de repostería, la sal y la cúrcuma en un bol.
  5. Ralla el limón en un tazón mediano, exprímelo para obtener unas 2 cucharadas de zumo y resérvalo.
  6. Mezcla la ralladura del limón con el azúcar con ayuda de una cucharilla o con las manos.
    Mezcla el azúcar y el limon
  7. Bate el yogur griego, los huevos y las 2 cucharadas de zumo de limón hasta que estén bien integrados.
  8. Combina los ingredientes secos con los húmedos e incorpora por último la mantequilla derretida.
  9. Remueve bien hasta obtener una masa homogénea.
    remueve bien
  10. Vierte la masa en el molde preparado.
  11. Hornea el pastel unos 40 minutos en total; los primeros 30 minutos con calor abajo, y los últimos 10 minutos con calor abajo y arriba, prestando atención para que no se tueste demasiado.
  12. Cuando el pastel esté aún caliente coloca las rodajas de limón por encima y deja que se enfríe por completo antes de cortar.

Entradas recientes

Todas las categorías