Pastel de espelta integral


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
3 Comentarios

Pastel de espelta integral

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
3 Comentarios

Sobre esta receta

A veces, lo que es original para unos, es tradicional para otros. Esa idea mezclada con las ganas que tengo de zamparme un pastel, no tanto por tener ganas de algo dulce sino por ese olor previo del puro bizcocho que me lleva directamente a mi abuela y su providencial paciencia frente al horno, me transportaron a un viaje que hice a Asturias. Mientras espero (hay que ver lo que se piensa mientras se espera), me acuerdo de aquella cafetería en la que vendían un bizcocho casero de escanda. El riesgo está en pugna con lo de siempre: ¿escanda? La camarera me tradujo: «espelta». La novelería me hizo pensar que ese cereal ancestral, duro, que resiste al frío y las heladas, merecía ser probado con el café que necesita, por el contrario, temperaturas suaves y placenteras.

Qué buena mezcla entre lo resistente y lo delicado, qué sabor más auténtico a cereal en el paladar, que cálido un bizcocho frente al frío, cómo vino toda la infancia a detenerse en aquella cafetería. Aquí estoy, el horno chilla su tiempo caducado y con ambas manoplas saco el pastel recién hecho: qué placer es ese que pone delante de los ojos el deseo que apetece. Ser feliz es solo un instante, luego, todo son migas repartidas.

Receta del libro Aliter Dulcia. Pasteles con historia, de Isabel Pérez Sardiña. Col&Col Ediciones, 2018.

Qué vas a necesitar

Ingredientes para unas 6 porciones

  1. Bate muy bien en un bol los huevos con el azúcar moreno.
    Bate los huevos con el aceite y el azúcar
    Aspecto de la masa tras batir huevos y azucar
  2. Añade, sin dejar de batir, la nata, el aceite en hilo y la ralladura de limón. Incorpora por último la harina de espelta con la levadura y la sal.
  3. Precalienta el horno a 180 °C, con calor arriba y abajo.
  4. Forra el molde con papel de horno y vierte la mezcla.
  5. Hornea el pastel durante aproximadamente 30 minutos.
  6. Retira del horno y déjalo enfriar antes de desmoldar.

Entradas recientes

Todas las categorías