Galletas navideñas de miel con masa madre de Veka


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
5 Comentarios

Galletas navideñas de miel con masa madre de Veka

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
5 Comentarios

Sobre esta receta

Hola, me llamo Veronika, aunque todo el mundo me llama Veka. Soy de Eslovaquia y soy una fanática de la masa madre. Uso la masa madre no solo para hacer panes sino también repostería. Son sobre todo sus propiedades saludables lo que me llevó a usarla en casi todas las recetas que hago en casa.

También soy una fanática de la Navidad. Las luces, la decoración, los olores, el frío fuera y el calorcito dentro de casa… En mi país la Navidad huele a clavos, canela, miel, vino caliente y muchos muchos muchos postres. Aún me acuerdo como cada año en diciembre ayudaba a mi madre a preparar 3000 tipos distintos de pequeños dulces que luego se presentaban en pequeñas bandejas en la mesa durante todas las Navidades. Uno de este tipo de dulces son las galletas de miel para las cuales os traigo la receta de mi abuela, con una ligera adaptación para poder hacerlas con masa madre. Estas galletitas están muy ricas y son muy típicas en toda Europa Central. Seguro que más de uno las ha probado en los famosos mercados navideños de Viena o Praga, o al menos les sonará 😊 Es cierto que hay casi tantas recetas como familias, yo os dejo la receta de nuestra familia que estoy segura de que os encantará.

Que vas a necesitar

Ingredientes

  • Ingredientes para el glaseado de decoración:
  • 1 clara
  • Azúcar glas – el peso de la clara multiplicado por 5,3
  • 1 gota de zumo de limón
  1. Nos aseguramos de que la miel está líquida. Si está cristalizada la disolvemos al baño maría para que vuelva a estar líquida. Antes de seguir nos aseguramos que la miel esté fría ya que altas temperaturas matan a las bacterias de fermentación láctea en la masa madre.
  2. Batimos los huevos, mantequilla, masa madre y miel en un bol.
  3. Metemos en el bol el azúcar glas y la harina con ayuda de un tamizador para oxigenar tanto la harina como el azúcar.
  4. Machacamos los clavos con ayuda de un martillo para conseguir un polvo.
  5. Echamos los clavos machacados junto con la canela y el limón rallado al bol.
  6. Mezclamos todo bien con ayuda de una cuchara o batidora. Nos aseguramos de que todos los ingredientes estén bien mezclados y la masa tenga una textura homogénea. La masa tiene una consistencia más bien espesa pero tampoco demasiado ya que ahora la mantequilla y la miel están a temperatura ambiente.
    Consistencia de la masa de las galletas
  7. Tapamos el bol o con un plato o con una bolsa de plástico – lo importante es que no entre aire y no reseque la masa.
  8. Dejamos reposar durante un par de horas a temperatura ambiente y luego metemos el bol en la nevera y lo dejamos reposar allí durante 24 horas.
  9. Con ayuda de un rodillo aplastamos la masa encima de un tapete de silicona bien espolvoreado con harina. Trabajamos rápido y mejor con una ventana abierta para que la masa no se caliente demasiado porque luego se nos empezará a pegar. Aplastamos la masa de manera homogénea hasta que tenga un grosor aproximado de 0.5cm.
  10. Encendemos el horno a 250°C.
  11. Con ayuda de nuestras formas de galletas cortamos las galletas y las colocamos encima de una bandeja cubierta con papel de horno.
  12. Dejamos un poco de espacio entre las galletas ya que en el horno crecerán.
  13. Horneamos durante 5 minutos.
  14. Sacamos las galletas rápidamente y las pintamos con las yemas ayudándonos de una brocha. La yema enseguida se «hornea» ya que las galletas aún están muy calientes y crea una textura muy bonita.
  15. Dejamos enfriar las galletas.
  16. Con ayuda de una batidora mezclamos una clara con el azúcar glas y una gota del zumo de limón hasta conseguir una consistencia espesa.
  17. Rellenamos una manga pastelera para decorar con el glaseado preparado y decoramos las galletas a nuestro gusto.

Con esta receta conseguimos aproximadamente 2 bandejas de galletas. En una caja o bote cerrado nos aguantan sin problema un par de semanas pero es muy probable que se coman mucho antes 😊. Espero que os haya gustado la receta y que disfrutéis de las galletas igual que nosotros.

Entradas recientes

Todas las categorías