Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Samosas, sabor de la India

Entrada publicada el 10 agosto 2019 en Empanadas
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (1 voto, media: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Para los que se han adentrado en el mundo de la empanadilla y para los que no, las samosas no entrañan ninguna dificultad. Tampoco hay fermentación en esta masa que obligue a planificar largos procesos. Más allá de un reposo para relajar el gluten, no hay más esperas, así que es apta para improvisaciones. El aceite que lleva la masa le da ese toque semihojaldrado propio de esta receta. Aquí te mostramos el relleno tradicional pero, honestamente, yo me entregaría gustoso a la heterodoxia, porque están muy buenas, sí, con su patata y sus guisantes, pero si tienes en casa un excedente de gambas de Huelva, de berberechos de las Rías Baixas o tus hijos exigen pollo, no te cortes y varía.

No por dejar de ser canónico en esto de la cocina te vas a convertir en hereje. Eso sí, ten en cuenta que estas preparaciones, por mantener algo el espíritu, llevan especias, así que yo no introduciría nada que las eclipse. A ver, si te da por hacer samosas de chorizo picante de Zamora, igual descubres algo inigualable, pero entonces ahórrate la cúrcuma y el cilantro y bautiza las samosas de otra manera.

El único asunto que tienes que tener en cuenta para hacer unas buenas samosas está en la finura de la masa. Abusa del rodillo para lograr unas láminas de papel, porque te quedarán mucho más delicadas y certeras que si presentas una masa gruesa.

Dale un respiro a las empanadillas y atrévete, porque solo el olor de la cocina con las especias en la sartén ya hará que valga la pena meterse en faena.

Qué voy a necesitar

Ingredientes para hacer 16 samosas

Para la masa:

Para el relleno

  • Media patata grande o una pequeña
  • 1 zanahoria mediana
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 100 gramos de guisantes
  • 2 cucharaditas de curry
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida
  • 1 trozo pequeño (como un dado grande) de jengibre
  • ½ cucharadita de cilantro molido
  • ½ cucharadita de comino
  • Un puñado de cilantro fresco
  • 100 ml de caldo de verduras o agua
☆☆
Oferta de lanzamiento de los molinos Mockmill. Durante el próximo mes podrás conseguir estos descuentos:

10 € en el molino Mockmill 100: cupón 4BXQMIFI
20 € en el resto de gama: cupón 8U6GUCTP

Esta oferta termina el 24 de noviembre de 2019
☆☆

  1. Mezcla los ingredientes para la masa en un bol y trabaja sobre la mesa cuando la harina haya absorbido el líquido. Bastará un amasado de unos diez minutos. Dispón la masa en un bol tapado y deja reposar aproximadamente una hora.
  2. Mientras, puedes preparar el relleno. Pica fina la cebolla, la patata y la zanahoria y deja pochar unos minutos en la sartén con un fondo de aceite de girasol.
  3. Añade a la sartén la mezcla de especias y deja al fuego, removiendo para que no se quemen, un par de minutos para que abran y ofrezcan todos sus aromas.
  4. Añade los guisantes y el agua o el caldo de verduras para completar la cocción, unos 15 minutos más o hasta que la patata y la zanahoria estén tiernas y el agua se haya evaporado.
  5. Aparta del fuego y espolvorea con el cilantro fresco picado. Ya tienes el relleno listo.
  6. Coge la masa y dale forma de salchicha sobre la encimera. Divídela con la espátula o el cuchillo en ocho partes iguales y haz una bolita con cada una de ellas.
  7. Coge la primera de las bolitas y extiéndela todo lo que puedas con el rodillo sobre la encimera o, si tienes miedo de que se te pegue, sobre una hoja de papel de horno.
  8. Cuando hayas completado el trabajo con el rodillo corta un círculo de unos 20 centímetros de diámetro. Yo he empleado la tapa de una lata de galletas danesas para hacer el círculo y queda bárbaro.
  9. Corta cada círculo en dos mitades y con cada una de ellas crea un cono. Para pegar la masa y lograr esa forma humedece los bordes que van a estar en contacto con los dedos y presiona ligeramente. Eso basta para que no se abran después en la sartén.Corta el círculo de masa en dos mitades

    Pliega la masa de las samosas para hacer un cono

  10. Con una cucharita rellena los conos de masa con la mezcla que tienes reservada en la sartén. No lo cargues hasta el borde porque entonces no podrás cerrarlo. Humedece esos bordes con agua y presiona para sellar. Repite el mismo proceso con el resto de las bolitas de masa.rellena la masa de samosa sin llegar hasta el borde
  11. Pon abundante aceite de girasol (el de oliva aporta demasiado sabor y queremos una grasa vegetal suave) en una sartén y calienta a fuego medio alto.
  12. Fríe las samosas por tandas, sin llenar la sartén, para que no baje la temperatura del aceite. Cuando estén doradas sácalas y déjalas reposar un par de minutos sobre papel absorbente para eliminar los excesos de aceite. Ya tienes las míticas samosas.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'2 Responses to “Samosas, sabor de la India”'
  1. Nita dice:

    Uhmmmm…. Se ven deliciosas, habrá que probar a hacerlas en casa. Crees que se podrían hacer en el horno?

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.