King’s Cake, roscón típico del Mardi Grass (Nueva Orleans)


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
2 Comentarios

King’s Cake, roscón típico del Mardi Grass (Nueva Orleans)

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
2 Comentarios

Sobre esta receta

Dificultad general: media
Dificultad de amasado: media
Dificultad de formado: media

El King’s Cake es una receta tradicional del carnaval de Nueva Orleáns, en donde se nota la influencia católica europea en el nombre —similar a roscón de reyes, bolo-rei y gâteau des rois—, y en las costumbres: se solía meter una haba en la masa y a quien le tocase tenía que organizar la fiesta del Mardi Grass del año siguiente.

Este roscón es otra buena muestra de la exageración culinaria de la que tanto gustan los estadounidenses: muy dulce, especiado y decorado con azúcar de color verde, dorado y púrpura, los colores del Carnaval. Nosotros, como no encontramos azúcar de colores, no lo hemos pintado, aunque lo recomendamos.

Ingredientes para la masa

Ingredientes para el relleno

  1. Pesa todos los ingredientes y déjalos a mano. Unta un bol con aceite y reserva. Coge otro bol para la mezcla inicial.
  2. Mezclamos una cucharada de azúcar, agua y levadura y dejamos reposar 10 minutos.
  3. Mezclamos en un cuenco amplio la harina, resto de azúcar, sal y nuez moscada.
  4. Calienta la leche con la mantequilla, hasta que esta se derrita. Deja que entibie, añade el huevo y bate.
  5. Echa la mezcla anterior en el bol con la harina y empieza a amasar, primero en el bol, luego sobre la encimera. La masa será muy pegajosa.
  6. Tras diez minutos de amasado, cuando puedas formar una bola lisa, elástica y mucho menos pegajosa que al principio, pasa al bol untado con aceite.
  7. Tapa con film transparente o un paño y deja levar unas dos o tres horas hasta que aumente bien su tamaño.
  8. Mientras tanto, prepara el relleno mezclando todos los ingredientes. Reserva.
  9. Tras el primer levado, deshincha la masa con los puños y pasa a la encimera ligeramente enharinada.
  10. Con un rodillo, forma un rectángulo de medio dedo de grosor. A mí esto no me resulta fácil y voy cortando trozos de masa en donde sobre para añadirlos a donde falte. Todavía no sé dónde está el truco.
  11. Extiende el relleno sobre la lámina de masa sin llegar a los bordes.
  12. Enrolla por el lado más largo, como si fuera un brazo de gitano.
  13. Forma un círculo, presionando los extremos para que se cierre la masa. Humedécelos un poco, si es necesario.
  14. Con unas tijeras, haz cortes profundos en la masa a intervalos regulares.
  15. Tapa y deja levar por segunda vez hasta que aumente nuevamente de tamaño.
  16. Precalienta el horno a 190º.
  17. Hornea durante 30 minutos, hasta que esté dorado.
  18. Cuando esté tibio, cubre con una glasa hecha con 125 g de azúcar glas y 15 ml de agua.

Entradas recientes

Todas las categorías