Crostata con espelta integral


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Crostata con espelta integral

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Sobre esta receta

La crostata es un tipo de dulce de origen italiano con masa blanda y frágil parecido a la masa quebrada. La masa suele prepararse principalmente de harina, azúcar, mantequilla y huevos. El postre se suele rellenar normalmente con mermelada pero hay otras opciones como por ejemplo fruta fresca o la famosa crema de cacao y avellanas etc. Es un postre mucho más fácil de hacer de lo que puede parecer y queda muy bonito. De esta manera lo vemos también como una opción perfecta incluso para alguna ocasión especial.

La receta que os traemos no pretende ser la clásica receta italiana, se trata más bien de una inspiración en este tipo de postre. Usamos una mezcla de harina integral y harina blanca de espelta. Añadiendo una parte de harina integral conseguimos un postre que no solo es rico pero que es también más nutritivo y usando la harina de espelta nos permite añadirle al postre su sabor específico a nueces.

También hemos optado por una mezcla de mermeladas de fresas y arándanos que nos parece una combinación muy exquisita. La mezcla del sabor de la espelta junto con el sabor de la combinación de mermeladas de arándanos y fresas y un ligero toque a vainilla es pura delicia para las papilas gustativas.

Que vas a necesitar

Ingredientes

Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.
  1. Echamos la harina integral en un bol. La harina blanca la añadimos con la ayuda de un tamizador.
  2. La mantequilla la cortamos en cubitos y añadimos al bol.
  3. Echamos en el bol el azúcar, extracto de vainilla, una pizca de sal, un huevo y una yema. La clara del segundo huevo la guardamos para más tarde. 
  4. Con la ayuda de un amasador manual o varillas eléctricas o una amasadora profesional mezclamos juntos todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea.
  5. Con las manos creamos una bola compacta de masa y la volvemos a meter en el bol. Cubrimos el bol con un plato o con una tapa de plástico y lo metemos en la nevera durante un par de horas. Los sabores se juntarán mejor y la mantequilla se enfriará para poder trabajar mejor con la masa en los siguientes pasos.
  6. Encendemos el horno a 180ºC.
  7. Separamos la masa en dos partes – una de aproximadamente dos tercios y otra de un tercio. La parte de un tercio la volvemos a meter en la nevera y de momento trabajamos con la parte más grande (la de dos tercios).
  8. Encima de un tapete de silicona espolvoreado con harina aplastamos la masa con la ayuda de un rodillo. Entre la masa y el rodillo podemos colocar papel de horno y así nos será más fácil aplastar la masa. Hacemos un círculo algo más grande que el molde para hornear ya que la masa tiene que cubrir también los bordes.
    Estiramos la masa con un rodillo de cocina
  9. Engrasamos el molde con un poco de mantequilla y con la ayuda del rodillo movemos la masa al molde.
    Movemos la masa al molde
  10. Apretamos la masa en los bordes para conseguir la forma ondulada del molde.
    10 estiramos y ajustamos la masa al molde
  11. Mezclamos la mermelada de fresas con la de arándanos y echamos la mezcla por encima de la masa en el molde.
    Mezclamos las mermeladas

    Extendemos la mezcla sobre la masa
  12. Sacamos la otra parte de la masa de la nevera y la aplastamos encima del tapete de silicona con la ayuda del rodillo y papel de horno.
  13. Con un cuchillo o cuchillo rotatorio cortamos la masa aplastada en tiras.
    Paso 13 cortamos la masa en tiras
  14. Con cuidado vamos colocando las tiras encima de la masa con mermelada formando un cruce. Primero colocamos en un sentido y luego en otro.
    Colocamos las tiras de masa en forma de malla
  15. Cuando tengamos las tiras colocadas apretamos con cuidado los bordes hacia abajo para formar una superficie homogénea.
    Paso 15 apretamos los bordes de la masa para fijarla
  16. Con la clara que nos ha sobrado del paso 3 pintamos las tiras de masa y los bordes.
    Paso 16 pintamos las tiras con clara de huevo
  17. Metemos en el horno y horneamos durante unos 30-35 min.
  18. Antes de cortar y comer dejamos enfriar por completo.
  19. En la nevera aguanta un par de días sin problema.

Como hemos dicho, no es nada complicado hacer este tipo de postre y sin embargo queda espectacular. También se puede ir haciendo con otro tipo de mermeladas según el gusto, pero la mezcla de arándanos con fresas es la que más nos gusta. Lo único que hay que tener en cuenta es que siempre es mejor echar más mermelada que menos 😊.

Entradas recientes

Todas las categorías

Por Veka

Me llamo Veronika pero todo el mundo me llama Veka. Soy una enamorada de la masa madre (además de mi familia y mis hijos, por supuesto). Me encanta usarla para hacer panes, así cómo explorar su utilización en todo tipo de recetas. Más allá de la repostería disfruto mucho de la fotografía y de pasar tiempo en la naturaleza