Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Boxty, pastel de patata para el Día de San Patricio

Entrada publicada el 14 marzo 2021 en Recetas
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (3 voto, media: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

En estos tiempos que corren lo que más extrañamos es reunirnos con amigos y toda la familia para celebrar días especiales como mejor sabemos hacerlo: en torno a una mesa. Una tortilla de patatas, un poquito de jamón, unas croquetas, aceitunas y, por supuesto, un buen pan… no necesitamos mucho más para que una celebración se convierta en un planazo y un placer.

Las últimas Navidades han sido en España (y probablemente en el mundo entero) las más solitarias y desalentadoras que hemos vivido, sin poder reunirnos la familia al completo, compartir platos, cantar villancicos, bailar, brindar, abrazarnos… Y algo similar pasará en Irlanda el próximo 17 de marzo, el Día de San Patricio. 

Durante mi estancia en Irlanda, aprendí que les gusta más el jolgorio que a un niño un caramelo. La música y la Guinness negra corre por sus venas, forma parte de su cultura. No necesitan que sea un día especial para pasar la tarde en un pub con música en directo y marcarse una danza irlandesa con amigos y desconocidos y cerveza en mano, por supuesto. 

El Día de San Patricio es una festividad con millones de devotos tanto dentro como fuera del país. Y es que hay millones de compatriotas del cantante Bono de U2 expatriados por el mundo (¿conoces alguna ciudad sin pub irlandés?) y se toman muy en serio esta festividad. 

En esta ocasión, las cervezas, los tréboles y el color verde no podrán apoderarse de las calles y de la comunidad irlandesa. Y no habrá desfiles. De hecho, todas las celebraciones serán virtuales, pero… lo que no faltará en los hogares irlandeses (y tampoco en el tuyo, si quieres) es… ¡la comida!

En el menú para celebrar esta fecha no puede faltar un ingrediente tan trascendental para el país como la patata. Este tubérculo que, como diría Homer Simpson, “no se puede poseer”, fue la causa inmediata de la Gran Hambruna irlandesa. Una enfermedad arrasó con los cultivos en toda Europa y provocó un descenso de al menos el 20% de la población irlandesa, ya que muchísimas personas fallecieron y otros tantos millones abandonaron su patria. (Si visitáis Dublín, en el Museo de la Emigración Irlandesa descubriréis que es uno de los países con mayor tradición migratoria).

De vuelta al presente, la patata sigue siendo un alimento básico de la dieta irlandesa (y también la española). Nuestros vecinos del norte la añaden en sopas, guisos, pan y… ¡En el boxty, el protagonista de nuestra receta de hoy! 

El boxty es un pastel de patata muy versátil, a medio camino entre una crepe o tortita y un pan plano, según a quién preguntes. Precisamente por la versatilidad de este manjar irlandés, podemos jugar con la elección de la harina de trigo y escoger entre la harina panadera, la de fuerza o incluso la de repostería ya que su principal función es aglutinar la patata con el resto de ingredientes para lograr una masa compacta y con cuerpo. En este caso, hemos usado la harina panadera. 

La conexión entre España e Irlanda es bastante fuerte, especialmente con vascos y gallegos, con quienes comparten amor por la cultura celta. Sin embargo, algunos valientes han bautizado el boxty como la versión irlandesa de la tortilla de patatas. Después de hacer la receta, cuéntame si esta comparación te parece tan afín como osada o no… ¡La decisión está en tus manos! 

Qué voy a necesitar

Ingredientes para un boxty de 4 porciones

  • 500 gramos de patata
  • ½ cucharadita de sal
  • 250 ml de leche y medio limón para hacer suero de leche o buttermilk (solo necesitarás 50 ml, el restante puedes guardarlo)
  • 50 gramos de harina panadera ecológica El Amasadero.
  • 1 cucharada de mantequilla
  1. Empezamos preparando el buttermilk, también conocido como suero de leche o suero de manteca para que repose unos minutos. En un vaso o un bol mediano mezcla los 250 ml de leche con el zumo de medio limón. Mezcla bien con la cuchara y deja reposar al menos 5 minutos. 
  2. Pela y lava las patatas y pésalas para utilizar tan solo 500 gramos. Cubre un bol grande con dos o tres trozos de papel de cocina absorbente o una muselina. A continuación, ralla las patatas con el grosor más grande que puedas. 
  3. Extiende las patatas en una bandeja para que se sequen y exprime el líquido absorbido por el papel o la muselina en un recipiente de vidrio. Déjalo reposar aproximadamente 20 minutos. 
  4. Vierte el líquido del bote de vidrio en el bol grande, añade las patatas secas, la ½ cucharadita de sal y 50 ml de buttermilk. Agrega y mezcla poco a poco la harina con el resto de ingredientes para formar una masa más resistente y que las patatas se peguen en grumos. Si la patata no ha escurrido lo suficiente y notas la mezcla un poco líquida o poco firme, añade más harina hasta que veas que liga mejor y coge más consistencia. 
  5. Calienta la mantequilla en una sartén de unos 20 cm (si es más pequeña, no pasa nada, el boxty quedará más grueso y quizás necesite unos minutos más para hacerse). Cuando se derrita la mantequilla agrega la mezcla de patata y extiéndela bien para cubrir toda la sartén (como si hicieras una tortilla de patatas). Baja el fuego y cocina durante unos 15 minutos. 
  6. Como si de una tortilla de patatas se tratara, dale la vuelta al boxty usando un plato o una tapa para sartén y deslízalo con cuidado nuevamente en la sartén. El lado cocido debe quedar hacia arriba. Si la sartén está muy seca, añade un poco de mantequilla primero y vuelve a cocinar el boxty por el otro lado a fuego bajo durante 15 minutos. 
  7. Corta el boxty en cuartos y ya está listo para servir. 

En Irlanda suelen acompañarlo con salchichas, tocino, huevos fritos o incluso con una compota de manzana… Incluso hay quien lo come para desayunar como si fueran crepes así que… ¡Experimenta!

OBSERVACIONES

  • Si quieres el boxty más dorado, puedes dejarlo unos minutos más. 
  • El buttermilk sobrante aguanta perfectamente 3 o 4 días en la nevera y es un ingrediente que se incorpora en muchas recetas de repostería porque aporta jugosidad.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.