Si congelas tu pan, descongélalo con cariño


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
14 Comentarios

Si congelas tu pan, descongélalo con cariño

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
14 Comentarios

Sobre esta receta

Hace unos días describíamos los resultados de un experimento sobre la conservación del pan a corto plazo. En nuestra opinión, lo mejor que puedes hacer con los panes que te curras el domingo, si te van a durar más allá del lunes, es congelarlos en las porciones que te vayas a comer cada día.

Lógicamente, como cualquier alimento, el pan en el congelador también tiene una vida limitada, pero no tendrás problema alguno para preservar un buen pan durante un par de semanas. Mételo en una bolsa de plástico, al congelador y listo. 

La cuestión ahora es si existe un método mejor que otro para descongelar el pan para que se parezca lo más posible a lo que salió de nuestro horno. 

Si lo que quieres es tener tostadas para tu desayuno, no te rompas la cabeza. Congela las rebanadas y directas a la tostadora.

Pero si quieres tener tus porciones de pan para consumir a lo largo del día, ese método no sirve.

La clave para la descongelación tiene mucho que ver con la clave para conservar el pan a corto plazo: impedir una evaporación rápida del agua que forma parte de la miga para que no se seque, y evitar también sellar el pan con plásticos que corten esa evaporación, porque al final reblandecen la corteza.

¿Cuándo tengo que sacar el pan del congelador?

Una porción de pan de 100 o 150 gramos se descongela a temperatura ambiente en poco más de dos horas. Justo al terminar el proceso de congelación el pan está en perfecto estado, lo dejes en plástico, o al aire en la encimera. Si tienes margen para calcular los tiempos, perfecto.

Pero todos solemos hacer lo mismo: sacamos el pan del congelador de noche para tenerlo listo por la mañana, es decir, lo dejamos fuera del frío durante ocho horas. Sácalo a última hora, justo antes de acostarte, para que no se empiece estropear tras el proceso de descongelación.

¿Lo dejo en la bolsa o mejor al aire?

Los hay que al sacarlo del congelador lo meten en la panera, los hay que lo dejan en el plástico en que lo congelaron, los hay que lo dejan a temperatura ambiente… No sé, habrá quien lo meta en la gatera o en la caja fuerte. Nosotros probamos a dejarlo en el plástico, al aire y a descongelarlo en una bolsa de papel. Los resultados no son terriblemente diferentes, pero el método que mejor funciona es pasar el pan de la bolsa de plástico en la que lo congelaste, a una bolsa de papel. La corteza queda mejor y la miga más húmeda que si lo dejas al aire. En todo caso, sácalo de la bolsa de plástico, principal enemigo de cualquier pan. 

¿Y si me olvidé de sacarlo del frío, puedo usar el microondas?

El microondas es para cualquier amante de la cocina un pérfido enemigo. Tampoco nos vamos a poner talibanes con ese trasto, porque si se emplea con moderación puede tener alguna utilidad. Para descongelar el pan no es lo más adecuado, pero si te vas a quedar sin desayuno, adelante. Aconsejamos que no utilices la posición que esa máquina trae para descongelar, la de menor potencia, porque lleva demasiado tiempo y porque el pan queda convertido en chicle. Hazlo a potencia media y probando tiempos en función del peso de tu pan. Mucho mejor quedarse corto que pasarse, así que empieza por un par de minutos y comprueba cómo evoluciona. En todo caso, si puedes evitar el microondas, no lo dudes. 

¿Puedo descongelarlo en el horno?

El horno ayuda bastante, pero lógicamente le llevará más tiempo que al microondas. Si lo pones a temperatura muy elevada atajas algo, pero te quedará la corteza demasiado seca. Lo aconsejable es poner el horno a baja temperatura (50 o 60 grados) y esperar a que ese calor descongele el pan. Te hará falta paciencia, eso sí. Para una porción de 150 gramos, partiendo del horno frío, te puede llevar fácilmente media hora. Si la tienes, mejor esto que el microondas. 

¿Y si lo pongo en la parte baja de la nevera como el resto de alimentos congelados?

Pues perfecto. Y si va en una bolsa de papel, mejor. El problema de este método es que por la mañana necesitarás diez minutos para que el pan se atempere a temperatura ambiente y no esté frío. Si eres de los que sale de casa corriendo porque llegas tarde al cole con los niños, a lo mejor no es tu método. 

¿Hay grandes cambios en el pan entre un método y otro?

Medimos la pérdida de humedad en cada uno de los panes descongelados y, aunque pensábamos que los métodos más violentos (microondas y horno) implicarían una mayor evaporación, la verdad es que no fue así. Nuestro pan de 150 gramos dejado en la bolsa de papel se dejó cuatro gramos en el proceso, lo mismo que el más maltratado en el microondas. La clave no está, pues, en la pérdida de humedad, sino en la rapidez del proceso de evaporación: cuanto más rápido, peor para el pan.

Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.

¿Qué tal se conserva el pan una vez descongelado?

Si sale del horno o del microondas, mejor cómetelo cuanto antes, porque a las doce horas notarás claramente que le llegó la fecha de caducidad. Los métodos de descongelación más amables alargan su vida pero, en todo caso, el pan descongelado dura menos que aquél que no ha sido sometido a ese proceso. 

Entonces, ¿cuál es el método más apropiado?

En nuestra opinión, si eres de los que saca el pan de noche para tenerlo listo por la mañana, pásalo de la bolsa de plástico a una bolsa de papel y déjalo sobre la mesa o la encimera. Lo tendrás en perfecto estado por la mañana.  


Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online
Usa el cupón 5CDZQ4FT.

Entradas recientes

Todas las categorías