Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

¿Hay algo mejor que la tostada?

Entrada publicada el 17 junio 2014 en Recetas
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (No Ratings Yet)
Loading...Loading...

En la cultura anglosajona las novedades tecnológicas que nos hacen la vida más cómoda se dicen que son lo mejor que ha pasado desde que apareció el pan en rebanadas, un invento del ingeniero estadounidense Otto Frederik Rohwedder que necesitó 13 años para transformar la idea en realidad. Fue tal el impacto que hizo aumentar las venta de mermeladas y tostadoras en todo el país. Durante la Segunda Guerra Mundial, en 1943, el gobierno de EE.UU. intentó prohibir el pan precortado (según las autoridades, para reducir gastos causados por su empaquetado), pero a las pocas semanas tuvieron que levantar la prohibición. La ley seca tardó casi 14 años en ser abolida; la del pan en rebanadas, apenas 3 meses.

Esta devoción por la tostada la entiendo perfectamente porque soy un enamorado del buen pan de molde. Me pirra su miga densa de ojos cerrados y, cuando lo hago en casa, desayuno durante 3 ó 4 días una par de tostadas de pan untadas con mantequilla del tiempo (¡nunca fría!) y mermelada de naranja amarga.

Después, por la noche, me preparo un sandwich considerable aprovechando el tamaño de las rebanadas que saco con nuestro molde grande para pan. No es lo mismo que un bocadillo, que nunca cenaría, aunque el concepto sea exactamente el mismo. Los sandwiches me piden una preparación más meticulosa, una base de ingredientes cuidados —selección de mostazas, embutidos, quesos y encurtidos— y cuchillo y tenedor. Tienen el punto elegante necesario para separar mis cenas de los bocadillos de mortadela de la gente despreocupada por las comidas.

No te creas, sin embargo, que relego la rebanada a las comidas ordinarias. También la utilizo de vez en cuando con mis invitados. En muchas ocasiones he servido un Welsh rarebit como entrante. Este plato lo descubrí en el restaurante St. John de Londres, muy conocido por su panadería, y es un habitual en mi cocina. En un Welsh rarebit, el simple pan con queso se vuelve sublime.

Ambas recetas son del libro “From Nose to Tail” del restaurante St. John.

Ingredientes del prefermento

  • 300 g de harina de trigo
  • 180 g de agua
  • 2 g de levadura fresca
  1. Mezclamos bien los ingredientes anteriores, cubrimos en con un film transparente y dejamos 24 en la nevera.

Ingredientes de la masa final

  1. Mezclamos el prefermento y los ingredientes y amasamos bien durante 10 minutos.
  2. Dejamos reposar la masa 10 minutos y dividimos en 5 bolas.
  3. Engrasamos con mantequilla un molde de pan inglés de kilo y colocamos 3 bolas en el fondo y dos encima.
  4. Espolvoreamos con harina, cubrimos con un paño y dejamos que doble su volumen. Mientras, precalentamos el horno a 220º.
  5. Horneamos durante 25 minutos. Lo sacamos del molde, lo tumbamos sobre un costado y lo dejamos otros 8 minutos. Le damos la vuelta y lo dejamos otros 8 minutos sobre el otro costado.
  6. Lo sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ingredientes para el Welsh rarebit

  • Un par de cucharadas de mantequilla
  • Una cucharada de harina
  • Una botella de Guiness.
  • Un buen chorro de Salsa Worcestershire.
  • Mostaza en polvo (o mostaza de Dijon o inglesa)
  • Cayena en polvo.
  • Una taza de queso cheddar curado de calidad.
    1. En un cazo, doramos ligeramente la harina en la mantequilla.
    2. Añadimos la botella de cerveza, la salsa Worcestershire, la mostaza y una pizca de cayena en polvo.
    3. Removemos y dejamos que hierva un par de minutos.
    4. Bajamos el fuego y añadimos el queso. Revolvemos bien hasta que se derrita y dejamos enfriar.
    5. Tostamos tantas rebanadas de pan como necesitemos. Una vez tostadas, las untamos generosamente con la mezcla anterior y ponemos a gratinar en el horno. Cuando se empiecen a dorar, servimos.

Excelente entrante con un buen vino blanco muy seco.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'4 Responses to “¿Hay algo mejor que la tostada?”'
  1. Eva dice:

    El reposo de 8 minutos por cada lado, se hace con el horno encendido o apagado? perdón por mi ignorancia. Gracias!

    • Eva, tienes que hacerlo con el horno encendido. Es para que se tuesten los lados, que al ir dentro del molde nunca llegan a coger tanto color como la parte superior.

      Y no hay nada que perdonar. Siempre hay que preguntar lo que no se entiende.

  2. Elena dice:

    Si lo hago en un molde más alargado, puedo poner las cinco bolas en fila?.o hacer solo 3 bolas?
    Quedará igual?
    Saludos

Leave a Reply to Elena

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.