Galletas de mantequilla del padre de Didier Espina


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
12 Comentarios

Galletas de mantequilla del padre de Didier Espina

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
12 Comentarios

Sobre esta receta

Soy hijo de pastelero jubilado, mi padre tiene ya 71 años y ha trabajado como pastelero artesano desde que tenía 15 años, por lo que para mí es un gurú en esto de las masas. Yo no he seguido sus pasos, de hecho soy profesor de matemáticas en un instituto de mi ciudad. Hace unos años le comenté que había empezado a hacer pan en casa, y también que había hecho algún pinito con bollería dulce. Me estuvo aconsejando, qué mejor maestro que alguien que ha estado 50 años en este mundo…

Os envío la receta de unas galletas que hacían en la pastelería. Estas galletas están de muerte. Cuando las horneaban olía toda la calle y la gente se las llevaba a kilos. Son las típicas galletas de mantequilla, pero están aromatizadas con limón, canela y vainilla, con lo que desbordan aroma y sabor por todos lados. Mi padre me dijo que no le diese la receta a nadie, que era secreta, pero como buen hijo que soy, no voy a hacerle caso.

Qué voy a necesitar

Ingredientes para unas 36 galletas

Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.
  1. Como las mejores recetas, es muy sencilla. Se mezclan todos los ingredientes excepto la harina, y cuando se tenga una mezcla homogénea se añade la harina hasta obtener una masa manejable.
  2. Dejamos la masa en la nevera por lo menos media hora, para que la mantequilla coja cuerpo y resulte más fácil formar las galletas.
  3. Ahora viene lo más laborioso, estirar la masa con el rodillo y cortar las galletas con un molde. El grosor de la galleta debe ser el mínimo que permita manipularlas sin que se rompan, más o menos medio centímetro. Si la masa se pega y se rompe, es buen truco ponerla entre dos láminas de papel de horno y estirarla y cortarla ahí. Esto evitará que de pegue.
  4. Las galletas se van colocando en una bandeja de horno, y se hornean con calor arriba y abajo a 200 grados. Como todos los hornos son diferentes, en vez de marcar ningún tiempo os diré que se hornean hasta que el dorado empiece a cambiar a marrón claro.
  5. Del horno salen blandas, pero en cuanto se enfrían se endurecen. Ahora viene lo más difícil de toda la receta: aguantar el olor a gloria bendita que hay en la cocina y esperar a que se enfríen y reposen un par de horas, porque, y esto es importante, sin reposo no se aprecian los aromas.

Consejos

Pequeños matices: si se dejan menos doradas, la galleta sabe más a mantequilla y queda algo más blanda. Y si se deja más tostada tiene menos sabor a mantequilla y queda crujiente. Esto va por gustos.

Para conservarlas (dudo que duren más de dos días), en la pastelería siempre usaban la típica lata de galletas (o en su defecto, papel de aluminio). En metal aguantan muy bien, pero en plástico se ponen blandas.

Entradas recientes

Todas las categorías