Fettuccine caseros a la auténtica salsa carbonara


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
24 Comentarios

Fettuccine caseros a la auténtica salsa carbonara

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
24 Comentarios

Sobre esta receta

Esta receta es de nuestra clienta María Jesús Villagrán. En El Amasadero nos gusta porque su clave es usar productos de primera calidad. Con cuatro cosas cocinas un platazo antológico.

Gracias a esta receta de carbonara, María Jesús se lleva 50 € de regalo para canjear en nuestra tienda online. Tú también puedes llevártelos si nos mandas una buena receta.

Esto nos dice la autora:

‘‘Cuando hagas pasta fresca la primera vez, te aseguro que ya no querrás comprar pasta en el súper.

Es muy fácil de hacer, se cuece en 1 ó 2 minutos y también la puedes congelar y usar directamente en el agua caliente.

¿Cuál es la diferencia con la seca? El SABOR.

La pasta fresca absorbe mejor los sabores de la salsa y el plato queda muy apetitoso.

Para obtener unos deliciosos fetuccini o espaguetis a la carbonara hay dos cosas fundamentales:

Usar guanciale, no bacon

Intenta utilizar guanciale, que nada tiene con el bacon: triunfarás en la mesa. El guanciale es un embutido italiano, típico de la región de Lazio. Se elabora con la careta o carrillo de cerdo y se condimenta con sales y pimientas. No es ahumado y su sabor es más pronunciando que el del bacon.

Guanciale italiano. Lo puedes sustituir por un buen tocino ibérico, no bacon.

El guanciale no solo se usa en la pasta carbonara, sino también en la pasta a la amatriciana o incluso también como aperitivo cortado en laminas o sobre las famosas bruschettas.

Guardar un poco del agua de la cocción de la pasta

Se usará para darle textura a la salsa carbonara.

Utensilios necesarios

Ingredientes para 4 raciones

Para la pasta fresca:

Para la salsa carbonara

  • 1 Huevo
  • 4 yemas de huevo
  • Agua de la cocción de la pasta
  • 90 g de queso parmesano
  • 200 g de guanciale o tocino ibérico salado
  • Pimienta negra
Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.
  1. Ponemos los huevos en un bol y los mezclamos un poco, añadimos la harina y mezclamos con una cuchara de madera hasta que la harina este integrada.
  2. Amasamos a mano durante 10 minutos. La masa debe ser seca. Si ves que se agrieta, puedes añadir un chorrito de aceite de oliva o agua.
  3. Dejamos reposar una hora en nevera.
    Aspecto de la masa reposada
  4. La sacamos, la estiramos al grosor deseado y cortamos tiras de fetuccine.
    Estiramos con rodillo
  5. Para la salsa, ponemos los huevos y las yemas en un bol y mezclamos bien.
  6. Añadimos el parmesano rallado.
  7. En una sartén, salteamos el guanciale o el tocino hasta que se dore y reservamos.
  8. Hervimos agua abundante con 10 gramos de sal por litro de agua.
  9. Una vez hierva, cocemos la pasta durante un minuto y medio.
  10. Reservamos un vaso del agua de cocción.
  11. Pasamos los fetuccine escurridos a un bol limpio.
  12. Añade 2 ó 3 cucharadas a los huevos mezclados con el parmesano y remueve bien.
  13. Vertemos la salsa sobre la pasta, echamos pimienta al gusto y mezclamos bien. Si queda muy seco, añadimos otra cucharada de agua de cocción.
  14. Ponemos guanciale o tocino en cada plato, añadimos la pasta y terminamos poniendo más guanciale.

Por qué usar tocino ibérico y no bacon para sustituir el guanciale

El sabor ahumado del bacon cambia demasiado el sabor del plato. Un buen tocino ibérico salado es lo más parecido al guanciale que podemos encontrar con facilidad. Además, como suele ser grueso, las lascas no estarán demasiado saladas, como puede ocurrir con un tocino más magro y fino.

Entradas recientes

Todas las categorías