Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Unos bollos de leche, por los viejos tiempos

Entrada publicada el 25 enero 2020 en Masas dulces
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (6 voto, media: 4,50 de 5)
Loading...Loading...

En el barrio proletario por el que me paseaban mis padres había una par de pastelerías donde siempre los había. Ya por entonces, y va de esto más de un tercio de siglo, en mi retorcida ingenuidad infantil, relacionaba yo aquel bollo con los postres de posguerra. Era lo primero que me ofrecían para merendar y lo último a lo que me tiraba. Habiendo palmeras hojaldradas sobre los estantes de espejo, que las había, me iba a ellas como la cabra al monte. Y mis padres siempre me repetían el clásico “tú te lo pierdes”.

Con el paso de los años las pastelerías de los bollos suizos solo salen en el periódico cuando sus dueños cierran, por jubilación, tras 75 años entre azúcar y mantequilla. En las franquicias que todo lo copan ya no hay bollos de leche. Y de lo que sí tienen allí mejor no hablamos. Así que había que hacerle un homenaje aquí a los míticos suizos. El homenaje, al final, fue el que yo me di con ellos, porque ahora que las canas ocultan al niño que fui, al fin me he dado cuenta de que entonces hacía mal al no lanzarme a ellos. Pocas cosas tan dulces y amables como el bollo de leche.

Verás que para hacerlo empleamos harina de fuerza y más levadura de la habitual. No te preocupes. Con este bollo queremos un resultado esponjoso, aéreo, y esta es la forma de conseguirlo. Si pillas uno calentito, según sale del horno, entenderás mi nuevo amor por los suizos.

Qué voy a necesitar

Ingredientes para cuatro bollos de leche medianos

Y para la decoración:

  • 1 huevo para pintar
  • 50 gramos de azúcar humedecido
☆☆ Durante el mes de febrero los gastos de envío se calcularán en función del importe de los productos. Cuanto más compres, menos pagas y no al revés, como era hasta ahora ☆☆
  1. Derrite la mantequilla en un cazo (que quede líquida, pero no hirviendo, es decir, que puedas meter un dedo sin quemarte) y reserva. Para aprovechar el cazo, caliente la leche hasta que esté tibia.
  2. En el bol, bate los huevos y mézclalos con el azúcar, la mantequilla, la leche y la levadura. Agrega la harina y la sal y vete mezclando hasta que el líquido se absorba.
  3. Dispón la masa sobre la mesa y amasa unos minutos. Al principio la masa estará muy pegajosa, no pasa nada, prueba con un amasado francés suave y verás como a los pocos minutos se desprende con más facilidad. Deja reposar diez minutos y vuelve a amasar brevemente.
  4. Haz una bola con la masa y déjala fermentar en bol tapado, a temperatura ambiente, unas tres horas, o hasta que suba sensiblemente de volumen. Ten en cuenta que esta receta la hemos hecho un día de frío. En verano o en una cocina muy cálida puede que con dos horas, o menos, baste.
  5. Pon la masa sobre la mesa y, con cuidado para que no pierda todo el gas, forma un cilindro y córtalo en cuatro partes iguales.
  6. Dale forma de bola a cada una de las partes. Cuando las tengas, disponlas, separadas (muy juntas se acabarán pegando entre ellas. Sí, a mí me ha pasado) sobre una bandeja de horno con papel de hornear. Píntalas con huevo batido y déjalas reposar, cubiertas con un paño, durante una hora más.
  7. Vuelve a pintar los bollos con huevo. Hazles un corte a cada uno con una cuchilla y decora la superficie salpicando azúcar humedecida (mezcla en un cuenco los 50 gramos de azúcar con una cucharada sopera de agua, así de fácil) en torno al corte.
  8. Mételos en horno, a altura media y sin ventilador, precalentado a 170 grados. Déjalos 25 minutos o hasta que estén dorados. Si ves que se doran en menos tiempo, baja la temperatura o cúbrelos con albal para que sigan cociéndose un poco. Si los sacas antes de tiempo corres el riesgo de que te queden un crudos por dentro. Retira y déjalos enfriar, si puedes, sobre una rejilla. Calentitos están de muerte.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'12 Responses to “Unos bollos de leche, por los viejos tiempos”'
  1. May dice:

    Hola. Perdon pero no me queda claro un paso en la receta. Pone derretir la mantequilla y reservar. Despues mezclar el resto de ingredientes en un bol. En que momento se agrega la mantequilla a la masa? Gracias

  2. susi dice:

    Lo primero muchas gracias por la receta y por la preciosa introducción que has hecho. Me extraña que no lleve agua de azahar, ¿no le pones?
    Muchas gracias

    • Susi, los que conocemos nosotros no llevan agua de azahar, aunque esto quiere decir que la nuestra sea la receta canónica. Puedes ponerle un poco si te gusta más así. ¡Te va a salir igual!

  3. Conchi dice:

    Hola, muchas gracias por la receta, yo también tengo recuerdos de mi niñez con estos bollos, tardes de invierno y un suizo con Colacao esperándome a la vuelta del cole… Este fin de semana los hago. Tengo una pregunta, la harina de fuerza de la receta se puede sustituir por harina panificable ecológica?
    Gracias

  4. Isabel dice:

    Hola, se puede hacer esos bollos tan apetecibles en la panificadora?
    En tal caso, cuál es el menú?
    No tengo tiempo para pararme mucho, la verdad. jeje

  5. Cristina dice:

    Hola. He hecho los bollos y han salido buenísimos. Muy tiernos y esponjosos. Gracias por compartirla.

  6. Rafeta dice:

    Recuerdo en la minuta del día del servicio militar ,siempre el mismo desayuno ,café con leche ,bollo suizo y mantequilla con mermelada

  7. Pepa dice:

    Cuanta levadura fresca equivale a los 3gr de la levadura seca Gracias

Leave a Reply to susi

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.