Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Bizcocho de limón y yogur: cómo hacer un clásico de la repostería sin horno

Entrada publicada el 27 agosto 2021 en Masas dulces
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (4 voto, media: 4,00 de 5)
Loading...Loading...

No importa si perteneces a la generación Z, la millenial, la Y o cualquier otra que esté por llegar.

El bizcocho de limón y yogur es un clásico, igual que las galletas de mantequilla, que resiste el paso del tiempo, generación tras generación. Seguro que lo han hecho tus abuelos, tus padres, tu hermano… ¡Y ahora tú! 😜

Peeeeero, como diría Descartes: todo cambia, todo fluye y nada permanece.

Por eso hoy venimos con una versión un pelín random del bizcocho de limón y yogur. Los ingredientes son los de toda la vida y, por supuesto, también vamos a utilizar el recipiente del yogur como medidor en vez de una balanza.

Pero vamos a sustituir el horno…

¡POR LA SARTÉN!

Si estáis poniendo la misma cara que la señora que hay sobre estas líneas… ¡Calma! No hay que preocuparse, babies. Como suele decirse, ¡¡aquí hemos venido a jugar!! Y usar la sartén en vez del horno también es fetén.

¿Por qué?

Porque es una opción igual de buena y bonita, pero más económica y rápida que encender el horno. ¿Qué es lo que cambia respecto a la receta original?

Nanai de la china. Simplemente, mientras el bizcocho se hace en la sartén no se te puede ir el santo al cielo y tienes que tener un ojo en el fuego para evitar que el bizcocho se queme o se pegue y parezca sacado del mismísimo infierno.

Así que… ¡Manos a la obra! Te espera un bizcocho esponjoso y delicioso aunque, eso sí, con una corteza menos crujiente que si lo hubieras hecho al horno. Pero aún así, ou mamma, está bien rico. 😋😋

Qué voy a necesitar

Ingredientes para un bizcocho

☆☆ Consigue 1,5 kg de harina panadera ecológica de regalo usando el cupón 5CDZQ4FT ☆☆
  1. En un bol mezcla los tres huevos con el azúcar de caña. Utiliza un batidor de mano o las varillas e integra bien ambos ingredientes.
    Bate bien los huevos y el azúcar
  2. Ralla la piel del limón (solo la parte amarilla). La parte blanca del limón es amarga, así que ralla con cuidado para evitarla. Reserva.
  3. Exprime el limón y reserva el zumo.
  4. Agrega a la mezcla anterior la ralladura del limón, el zumo, el yogur y el aceite.
    Añade los ingredientes húmedos y la ralladura de limón
  5. Mezcla nuevamente con el batidor hasta que quede bien integrado.
    Mezcla bien hasta obtener una masa uniforme
  6. Agrega una pizca de sal.
  7. Tamiza la harina y la levadura e incorpora ambos ingredientes a la masa. Hazlo poco a poco para evitar grumos. Si no tienes tamizador puedes utilizar un colador.
    Tamiza la harina sobre la masa del bizcocho
  8. Mezcla bien para conseguir una masa homogénea y déjala reposar unos 10 minutos.
  9. Engrasa una sartén antiadherente con aceite o mantequilla y déjala calentar a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, pasa la masa del bizcocho a la sartén y tápala para que el bizcocho se haga al vapor. Deja cocinar 5 minutos y baja a fuego medio.
  10. A los 5-10 minutos, o quizás un poco más si vuestro fuego es más suave, vuelve a bajar la temperatura a fuego bajo para evitar que se pegue. Pasado este tiempo, verás que el bizcocho empieza a cuajar y está medio cocido.
  11. Dale la vuelta como si fuera una tortilla de patatas, con la ayuda de otra tapa o plato. Y deja que se haga por el otro lado durante 5-10 minutos a fuego bajo.
  12. Apaga el fuego y deja enfriar antes de servir.

OBSERVACIONES

Es un bizcocho muy fácil de hacer, pero requiere controlar la cocción para evitar que se queme o se pegue. Los tiempos que indicamos son aproximados y dependen de si tu fuego es más o menos potente. En este sentido, si tienes dudas, mejor ponerlo a fuego bajo y hacerlo poco a poco.

Si crees que el bizcocho puede pegarse a la sartén, pon en la base papel de horno para cubrir el fondo.

Para controlar que se esté haciendo bien, antes de apagar el fuego definitivamente, usa un palillo para pinchar el bizcocho en el centro. Si sale seco, ¡está listo para comer!

Recibe por correo las actualizaciones del blog

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.