Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Clasicismo en tus meriendas: almendrados suizos

Entrada publicada el 19 marzo 2021 en Masas dulces, Repostería tradicional
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (1 voto, media: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Es importante que arranque con una confesión. Durante una semana se instaló en mi hombro izquierdo el demonio de los triglicéridos, mientras que sobre el derecho acampó durante esa misma semana el ángel del nutricionismo. Tenía en mente hacer almendrados, porque algunos somos unos enamorados de la almendra. Pero hay varias formas de hacerlos, básicamente tres: solo con almendra; con harina, almendra y una grasa; y con harina, almendra y sin grasa. Los quería con harina, pero dudaba sobre el remate: mi viejo diablo me decía que le echara manteca de cerdo como si no hubiera un mañana, y mi ángel nutricionista me pedía que abandonara mi sumisión al triglicérido.

La verdad es que hubiera vencido el diablo, que conoce mis debilidades, pero esta vez no fue así. Y no por los largos sermones sobre el malvado colesterol, sino porque tiendo a utilizar manteca en muchas recetas (en repostería es sencillamente gloriosa) y decidí que era el momento de explorar otros caminos. 

El resultado, claro, es muy distinto: menos rock & roll y más música clásica, pero a veces es buena cosa dejarse llevar por cierta delicadeza y ayudar a educar el paladar con otras melodías. La almendra combina de maravilla con las especias y por eso estos almendrados aportarán una elegancia extraordinaria a tus meriendas. Frente a los almendrados españoles, los clásicos denominan “almendrado suizo” a esta preparación. Por supuesto, no busques unas pastitas light en esto porque llevan azúcar a diestro y siniestro. Es cierto que te ahorras la manteca y es cierto también que, una vez que las pruebes, verás como te gusta ampliar el repertorio. Además, son una auténtica belleza. 

Que voy a necesitar

Ingredientes para dos docenas de almendrados

Paso a paso

  1. Muele el clavo en un mortero el clavo y ralla la nuez moscada. Puedes usar especias molidas, pero a nosotros nos gusta más usarlas enteras porque conservan mejor su aroma.
  2. Mezcla todos los ingredientes en un bol (salvo las almendras para decorar las pastas, claro). Te quedará una masa inquietantemente blanda. No te preocupes. Si te resulta complicado amasar a mano, emplea una espátula o, por supuesto, un robot de cocina si prefieres.
     Masa de almendrados
  3. Enharina generosamente la mesa sobre la que vas a trabajar y también tus manos. Verás que es muy fácil que esta masa se pegue: lo evitarás aplicando harina. 
  4. Con delicadeza, extiende la masa con el rodillo hasta obtener una lámina de medio centímetro de grosor o un poco más. 
  5. Cubre una bandeja de horno con papel de hornear (y vete precalentando el horno a 180 grados) y déjala cerca de tu lugar de trabajo.
  6. Ahora toca cortar los almendrados. Como resulta muy fácil que la masa se quede pegada al cortapastas, pon al lado una taza con un dedo de aceite y moja el cortapastas cada vez que vayas a usarlo.
    Corta la masa de los almendrados con un cortapastas
  7. Traslada con cuidado las pastas a la bandeja, dejando algo de separación entre ellas para que no se peguen durante el horneado.
  8. Pon una almendra entera en el centro de cada almendrado. Si las tienes laminadas, también sirven, y si te gustan mucho, añade más de una. 
  9. Con un pincel, pinta cada una de las pastas con huevo batido.
    Pinta la masa de los almendrados con huevo batido
  10. Mete la bandeja en el horno a media altura y hornea unos 25 minutos, hasta que los almendrados adquieran un hermoso e intenso color dorado. 
  11. Retira del horno y deja que se enfríen completamente sobre una rejilla. Los puedes guardar en una caja bien cerrada y te aguantarán sin problema un par de semanas.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'4 Responses to “Clasicismo en tus meriendas: almendrados suizos”'
  1. Amanda dice:

    La primera vez que hago almendrados, lo hice con vuestra receta y me salieron espectaculares.
    Aunque tengo que decir que no duraron nada, eso es muy buena señal jajaja, la próxima vez creo que duplicaré cantidades. Gracias!

  2. Emilia Carracedo dice:

    Mil gracias por esta receta, están riquísimas y me llevan a mi niñez.He disfrutado mucho haciendolas.
    Es un placer disfrutar de estos buenos momentos y poder compartirlos.
    Gracias.

  3. Mar dice:

    Qué buena pinta! ¿Se podría sustituir la harina de trigo por otro tipo de harina? Gracias!

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.