Shaobing: el cruce del bollo de aceite y el pan de hamburguesa


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
28 Comentarios

Shaobing: el cruce del bollo de aceite y el pan de hamburguesa

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
28 Comentarios

Sobre esta receta

El Partido Comunista de China dice de la emperatriz Cixi de la dinastía Qing que era una mujer autoritaria, extravagante, disoluta y autocomplaciente a la que le gustaba la ropa bonita, la buena comida y la ostentación. Por si fuera poco, también era guapa. Y gobernó China tras un biombo durante 48 años.  Una de sus comidas favoritas eran los shaobing.

Estos bollos típicos de Pekín, ligeros y hojaldrados, se suelen tomar en el desayuno con diversos rellenos. La emperatriz se refería a ellos como «los shaobing de los sueños hechos realidad» y tenía un cocinero especializado en hacerlos.

A quien le guste empezar el día con fuerza, los puede rellenar con cerdo condimentado y cilantro fresco picado, como hago yo. Si prefieres el café con galletas, pruébalos como merienda o cena ligera. La receta da para unos 10-12 bollos, que son muchos. Pero no hay problema: congela los que te sobren y podrás comerlos recién hechos sin apenas trabajo.

No te asustes con la cantidad de pasos de la receta. Es una masa fácil de trabajar y se consiguen buenos resultados a la primera.

Necesitarás los siguientes utensilios: rodillo, bol de acero (si no usas amasadora), una rasqueta, papel de hornear, un trapo limpio y una sartén o cazo pequeño.

Receta para 10-12 shaobing

Para la masa

Para el roux

  1. Pon la harina en un bol o en el recipiente de la amasadora, échale el agua caliente y mezcla durante 1 minuto (usa una cuchara de madera si la masa está muy caliente).
  2. Añade la sal y el agua fría y mezcla durante otro minuto.
  3. Añade el aceite y amasa hasta obtener una bola lisa y elástica. Cuando sea así, tapa con un trapo y deja reposar.
  4. Mientras tanto, prepara el roux cocinando a fuego medio la harina y el aceite en una sartén durante 3 ó 4 minutos. La pasta deberá quedar espesa pero fluida. Reservamos.
  5. Extendiende la masa con un rodillo hasta obtener una lámina fina y reparte el roux por encima con la ayuda de una rasqueta o una espátula.
    Masa de shaobing extendida
  6. Enrolla la masa (si te queda muy irregular, puedes cortar los bordes).
    Masa de shaobing enrollada
  7. Corta el rollo de masa en 10-12 trozos y sella los bordes pellizcándolos. La mejor forma de hacerlo es retorciéndolo, pero puedes cortarlo con una rasqueta o cuchillo.
  8. Estira las bolas de masa con un rodillo y hazle dos pliegues
    Dos pliegues de masa.
  9. Gira la masa 90º y repite el estirado y los dos pliegues. Tapa con un trapo y deja reposar mientras pones a calentar el horno a 200º.
  10. Echa agua en un plato hondo y, si quieres que tengan un toque dulce, añade una cucharada de azúcar y remueve.
  11. En un plato plano, echa semillas de sésamo.
  12. Coloca papel de horno en la bandeja de horno.
  13. Coge un trozo de masa, moja un lado con agua y luego colócalo sobre el sésamo.
    Shaobing con sésamo antes de estirar
  14. Estira la masa con el rodillo y coloca en la bandeja de horno. Sigue con el resto, usando tantos como te quepan en el bandeja.
    Masa de shaobing con sésamo.
  15. Hornea a 200º durante 20 minutos. Deberán quedar hinchados y hojaldarados.
    Shaobing, hichando y hojaldrado
  16. Ábrelos y rellénalos a tu gusto. Mi recomendación es que sofrías un ajo y jengibre fresco picados, que añadas carne de cerdo picada, una cucharada de salsa de soja, una de azúcar y una de jerez seco o vino de arroz y cocines hasta que se evapore el líquido. Rellena con esta mezcla y cilantro fresco picado. ¡Una delicia!

Entradas recientes

Todas las categorías