Hemos descubierto un vicio sano: crackers de semillas


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
35 Comentarios

Hemos descubierto un vicio sano: crackers de semillas

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
35 Comentarios

Sobre esta receta

Hay unas cuantas recetas en el repertorio para las que se necesita tener temple y sangre fría cuando asoman por el plato. Estas crackers son una de ellas. Si no eres una persona contenida y te dejas llevar fácilmente, es mejor que te acerques a esta delicia bajo la atenta vigilancia de quien te pueda separar de ellas antes de que te pases. En mi caso hicieron falta seis hombres robustos para quitarme de la cocina cuando enfrentaba mi tercera bandeja. No lo tuvieron fácil porque las crackers enganchan mucho y me negaba a soltar. Por un vicio sano que uno se encuentra la en vida…

Ya se sabe que todo lo crujiente tiene algo de divino, y que la búsqueda de ese crujido en el que saltan esquirlas de pan es una de las metas del panadero aficionado. Estas crackers son crujientes, pero no duras, sino livianas y porosas (gracias al bicarbonato que forma parte de la receta), y tienen el intenso, muy intenso sabor de las semillas ecológicas con ese toque indiscutible del aceite de oliva.

Para que veas en qué punto del podio las tengo, he cambiado las patatas fritas y las aceitunas como acompañamiento de las cañas: he puesto crackers. Así, solas, son exquisitas, pero es que encima las muy bribonas tienen más potencialidades. Con quesos no muy potentes están de vicio (no le pongas un cabrales o un stilton porque no es bueno juntar a dos personalidades tan rotundas), y también con pescados ahumados. Te sorprenderán de desayuno con una mermelada o solas como acompañamiento de una ensalada. Además, son extremadamente portátiles, te las llevas en un tarro o una bolsa de picnic o a la playa, y te duran semanas si las guardas bien cerradas. Mi hija también necesitó de un vigoroso padre para evitar que se comiera el bote entero. Sin duda formarán parte del menú de panes de sus meriendas escolares. Si no me crees, prueba a hacerlas, porque entre sus virtudes figura también que son muy fáciles de preparar: en media hora las tienes amasadas y horneadas. ¿Se les puede pedir más?

Qué voy a necesitar

Ingredientes (para algo menos de una bandeja de horno)

Consigue 1,5 kg de harina panadera de regalo en nuestra tienda online Usa el cupón 5CDZQ4FT.
  1. Mezcla todos los ingredientes en un bol y acaba amasando brevemente sobre la mesa con las manos mojadas en aceite para evitar que se pegue.
  2. Dispón la bola de masa en el centro de una hoja de papel de hornear y extiéndela con las manos aceitadas formando un rectángulo.
  3. Cúbrelo con otra hoja de papel de hornear y acaba de extender la masa con el rodillo hasta conseguir una lámina de unos 2-3 milímetros de grosor.
  4. Traslada la masa sin retirar el papel de debajo (sí el de arriba) a una bandeja de horno. Con un pincel, barniza la masa con aceite de oliva.
  5. Con un cortador de pizzas o un cuchillo afilado corta la masa en cuadrados, rectángulos o la forma que prefieras. Si te interesa un nivel muy pro, retira los bordes irregulares con el cortador. Yo los dejo y lo aprovecho todo, tenga la forma que tenga.
    OLYMPUS DIGITAL CAMERA
  6. Introduce la bandeja en el horno precalentado a 200 grados y a altura media, con calor por arriba y por abajo (sin ventilador). Retira las crackers a los 20 minutos o un poco antes si ves que se doran en exceso. Tienen que quedar crujientes y secas para conservarse bien, pero no te pases con el horno porque se queman fácilmente.
  7. En cuanto puedas, pásalas a una rejilla para enfriar. En unos minutos podrás empezar a atacar y guardar las que te sobren en un tarro para que te duren varios días. Honestamente, salvo que hagas muchas, dudo que llegues a cerrar el frasco.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entradas recientes

Todas las categorías