Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Cavatelli e ceci (pasta casera con garbanzos)

Entrada publicada el 27 noviembre 2020 en Pasta casera
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (1 voto, media: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Típicos de Puglia pero también de otras muchas regiones del centro y sur de Italia y de las islas, los cavatelli son un tipo de pasta corta de grano duro que puede acompañarse con muchos tipos de salsa: las que llevan como base el tomate, tan rico en esta zona, acompañadas con salchichas, ternera, cerdo o cordero, pero también suelen acompañarse con mozzarella, burrata, tomatitos, aceitunas, anchoas, alcaparras…Los platos de pasta con pescado los encontramos sobre todo a lo largo de la costa pugliese en esta región.

Pero los cavatelli son también un tipo de pasta corta muy apta para acompañar legumbres. Durante el invierno los encontramos acompañando guisos de garbanzos o de judías, y durante el verano se mezclan con las legumbres escurridas del agua de la cocción para introducirse en salsas y salteados de verduras.

En esta ocasión vamos a hacerlos con la máquina Demetra específica para este tipo de pasta, que nos permite hacer varios tipos de cavatelli, con diferentes rugosidades, aparte de otros tipos de pasta como los strascinati o las orecchiette.

Material necesario

Ingredientes para los cavatelli

Para la pasta

Ingredientes para preparar el plato

  • 300 g de garbanzos pedrosillanos ecológicos El Amasadero
  • 300 g de cavatelli
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 penca de apio
  • 4-5 tomatitos
  • Romero
  • Aceite
  • Sal
  • Laurel
  • 2 dientes de ajo
  • 100 g de pecorino (puedes poner un queso de oveja curado si no encuentras el italiano)
☆☆ Gastos de envío gratuitos a partir de los 65 € en nuestra tienda online (solo Península) ☆☆
  1. Ponemos la noche de antes a remojo los garbanzos en agua. El agua los debe cubrir de sobra porque crecen.
  2. A la mañana siguiente los lavamos bien y los ponemos a cocer con agua que los cubra junto con dos hojas de laurel y dos dientes de ajo (la duración de la cocción va a depender un poco del tamaño del garbanzo y de su calidad. La cocción puede realizarse también en olla a presión)
  3. Mientras cuecen los garbanzos preparamos los cavatelli. Ponemos la harina sobre la tabla y hacemos un volcán en el centro, incorporando poco a poco el agua hasta que consigamos una masa. La masa para la máquina debe estar dura por lo que si no es necesario no incorporaremos toda el agua.
    Hacemos un volcán con la harinaEchamos el agua en el volcán de harina
  4. Debemos trabajar bien la masa durante diez o quince minutos para que el gluten se desarrolle y tengamos una masa lisa y homogénea. Esta masa debe trabajarse muy bien, aplastándola bien de forma que se vaya formando un bastón que vamos doblando y trabajando, presionando de nuevo hasta tener la superficie lisa. Puedes usar una amasadora pero siempre al final amasar con las manos unos minutos para transmitir calor a la masa.
    Hacemos una salchicha con la masaPlegamos la masa sobre sí misma varias veces
  5. Dejamos reposar la masa durante 30 minutos envuelta en un trapo y cubierta con un bol para evitar que se seque su superficie
  6. Una vez transcurridos los 30 minutos, cortamos la masa en porciones, unas 4-5, y hacemos con cada porción un bastoncillo del tamaño del dedo meñique o algo menos. Para este plato los cavatelli deben ser pequeños como de unos 6-7 mm de diámetro.
    Hacemos bastoncillos con la masa
  7. Anclamos la máquina a la mesa, le ponemos la manivela y la plataforma por donde irán cayendo los cavatelli y ponemos uno de los bastoncillos en una de las cavidades. La máquina nos permite dejar cavatelli lisos, rayados o con puntos, por lo que pasaremos el bastoncillo por una cavidad dependiendo de la forma que queramos. Para este plato es indiferente. He optado por la central que los deja rayados.
  8. Vamos girando la manivela y las formas van cayendo por la plataforma. Continuamos con toda la masa. Las formas conviene que no se toquen para que no se peguen, aunque si la masa está bien firme no lo harán.
    Receta de cavatalli caseros
  9. Hacemos el sofrito una vez tengamos toda la pasta hecha. Ponemos un poco de aceite en una sartén y sofreímos la cebolla, el apio y la zanahoria picados.
  10. Cuando estén ya doraditos, añadimos el tomate en cuadraditos. Si son tomates tipo cherry (que sean siempre de calidad para que aporten sabor) los podemos cortar en 4 partes. Al introducir el tomate el fuego debe estar vivo para que no suelte el agua y quede más sabroso.
  11. Añadimos sal y pimienta y el romero.
  12. Cuando los garbanzos estén ya cocidos, les añadimos el sofrito y salamos. Dejamos que cuezan 10-15 minutos
  13. Ponemos el agua para cocer la pasta (al menos 1 l por cada 100 g de pasta), por lo que pondremos una cacerola con al menos 3 l de agua.
  14. Echamos la sal en el agua de la cocción de la pasta y la añadimos. Cuando flote toda la pasta la sacamos directamente a la cacerola de los garbanzos y dejamos que cueza durante 5 minutos para que los sabores se integren.
    cavatelli_ya_cocidos_700Añadimos la pasta a la salsa con los garbanzos
  15. Servimos bien calientes y ponemos el pecorino por encima.

Puedes congelar el guiso de garbanzos antes de añadir la pasta, y también puedes congelar la pasta recién hecha y así, el día que quieras preparar el plato, lo tienes listo en solo diez minutos. La pasta la puedes también dejar secar completamente, en este caso, cuando la cuezas deberás hacerlo durante unos 15 minutos, comprobando que se puede morder con facilidad antes de incorporarla a los garbanzos. No aconsejo congelar el plato final, pero esta forma de hacerlo separada tiene un resultado excelente.

En Italia este tipo de guisos de legumbres a los que se añade pasta fresca son muy comunes. Legumbres, verduras, especias, e hidratos de carbono hacen de este un plato completo que se puede servir como plato único. En este caso lo hemos hecho sin nada de carne, pero puedes enriquecerlo añadiendo un poco de panceta picada fina o incluso con un chorizo o salchicha bien picada en el sofrito.

Sobre la autora de la receta

Mi nombre es Teresa Martínez. En las redes sociales me conocerás como Tesimpasta (Tesi-amasa), amante de la cocina en general, pero sobre todo de las tradiciones. Nací en una familia numerosa que se reúne en torno a una mesa para celebrarlo todo. Mi madre, fue mi mejor maestra. Ella fue la que, cuando me marché de casa y volvía algún fin de semana, me daba sus recetas que fui recogiendo en un pequeño recetario que aprendí de memoria. Mi abuela también influyó en mi manera de cocinar transmitiéndonos todas las recetas típicas conquenses que tanto nos gustan. No puedo dejar de mencionar a mi tía Basi, cocinera de profesión, que sirvió en una casa pudiente de Madrid durante toda su vida y que fue la que nos traía las recetas de la capital, la que nos enseñaba a perfeccionar cada plato y la que nos dejó un gran recetario que recopilé hace años en un pequeño libro para la familia.

Te preguntarás qué tiene que ver todo esto con la pasta. Pues en principio nada y todo. Nada porque hace años no conocía nada de la cultura culinaria italiana y todo porque esa pasión que me transmitieron en casa es la que ahora plasmo en Tesimpasta.

La crisis de hace unos años me llevó a querer aprovechar el tiempo que tenía libre. Me dediqué a estudiar inglés y más tarde italiano, idiomas que se usaban a diario en mi anterior trabajo. Empecé a viajar por Italia para perfeccionar la lengua y empecé a conocer sus productos, muchos distintos de los nuestros, sus platos, que tienen que ver mucho con los nuestros en muchas regiones, sus costumbres y su historia.

Un día, después de volver de uno de mis viajes, empecé a pensar en la cantidad de tipos diferentes de pasta que tenían en Italia, y todos desconocidos para mí. Ilusa yo, cogí un papel en blanco y un lápiz y empecé a escribir nombres que recordaba de las cartas de los restaurantes que había visitado. No llegué a escribir más de diez. Empecé a leer sobre el tema en internet en italiano, pero no había forma de aclararse ya que cuanto más buscaba más encontraba. Me puse a leer en español, pero no encontré nada interesante, solo personas que daban su receta de pasta fresca. No me convencía.

Después de unos cuantos meses leyendo libros, viendo videos, informándome en sitios oficiales, me di cuenta de que estaba en el camino equivocado buscando la receta perfecta ya que:

“No existe una receta única para hacer pasta fresca. Hay diferentes tipos de pasta fresca y cada una sí que es única”
Y ahí empezó una búsqueda, una práctica que, a día de hoy continúa. Cuanto más indago, más quiero seguir haciéndolo.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'2 Responses to “Cavatelli e ceci (pasta casera con garbanzos)”'
  1. ing.liliana quiroga dice:

    He realizado los cavatelli con garbanzos, a pesar de los 30°y 35° aquí en Concepción del Uruguay, Entre Ríos,Argentina.Los realicé con sémola fina y al no tener la máquina para la pasta me las ingenié con la «ñoquera» de madera.Son excelentes, animo a hacerlos. De mi parte, los repetiré. Los felicito por las recetas sencillas y de otras latitudes.Cordiales saludos ing Liliana Quiroga.

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.