Pan armenio con tahini (tahinov hatz)


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Pan armenio con tahini (tahinov hatz)

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
0 Comentarios

Sobre esta receta

Si de Mesopotamia viene la escritura primera, las primeras cervezas, las primeras formas de cocinar con cereales, el tahini no iba a ser menos. Ya Heródoto nos contaba que se cultivaba ajonjolí en la Mesopotamia de hace 3500 años. Pero hasta el momento, debo confesaros que el único uso que le he dado a esta pasta de sésamo es, precisamente, para hacer hummus. Probar un hummus es acercarse a un sabor de milenios, y si el tahín es ecológico, mucho mejor, para conseguir el verdadero sabor del sésamo. He traicionado mil veces la receta clásica para hacerlo con remolacha, aguacate, pesto y berenjena, con tal de satisfacer mi adicción al tahín. Así que cuando vi por primera vez este pan armenio tuve muchas ganas de probarlo, porque de repente, el tahín se hace postre. Fin de la pareja hummus-tahín.

El tahinov hatz es un pan armenio (nostalgia de Asia Menor) relleno con capas de tahín, azúcar y, a veces, canela. Un pan plano con textura ligeramente crujiente y hojaldrada, en el que la forma de amasarlo es clave (con un rodillo de cocina). Debido a toda la población armenia que emigró al Líbano, la receta llegó hasta Beirut. Durante mucho tiempo fue el postre que se comía en el palacio, pero, como todos somos descendientes de reyes destronados, con el tiempo se convirtió en una tradición y se popularizó por todo el Líbano. Al final, las familias más modestas lo hacían en casa para llevarlo a la panadería a cocerlo en su horno por un precio asequible. Qué diferente sería un tahinov hatz en horno de leña.

Qué voy a necesitar

Ingredientes (Para unos 8 panes)

Para la masa

Para el relleno

Para la cobertura

  1. Mezcla en un recipiente la levadura con el agua tibia y la miel. Espera 1 minuto y luego remueve para combinar. Déjala reposar hasta que esté espumosa, unos 10 minutos.
  2. Combina en un bol grande la harina, la sal, la levadura con el agua y la miel y el aceite de oliva hasta que la masa se una.
  3. En una superficie ligeramente enharinada, amasa hasta que quede suave y elástica. Traslada la masa de nuevo al bol, tápala con un paño de cocina y déjala reposar hasta que doble su volumen, aproximadamente 2 horas.
    deja reposar la masa

    masa fermentando
  4. Calienta el horno a 180 ˚C. Forra 2 bandejas con papel de horno y combina en un tazón pequeño el azúcar con la canela.
  5. Divide la masa en 2 partes iguales y reserva una de ellas cubierta con un paño.
  6. En una superficie ligeramente enharinada, estira la otra mitad con un rodillo hasta obtener un círculo grande y delgado.
    estira la masa
  7. Extiende la mitad del tahín de manera uniforme sobre el círculo.
    unta con tahin
  8. Espolvorea con un tercio del azúcar con canela.
    espolvorea azúcar
  9. Crea un agujero en el centro del círculo.
    haz un círculo en el centro de la masa
  10. Suavemente, pero con fuerza, enrolla y estira la masa desde el orificio central hacia los bordes exteriores hasta acabar con un círculo.
    enrolla hacia fuera la masa

  11. Corta el círculo de masa en 4 piezas iguales.
  12. Vuelve a estirar y enrollar suavemente cada pieza hasta que duplique su longitud y pliégala de extremo a extremo en forma de caracol.
    Corta y enrolla
  13. Aplánalo ligeramente para formar un círculo de 10 a 12 centímetros de diámetro y de aproximadamente 1 centímetro de grosor. Repite con las piezas restantes y luego con la otra mitad de la masa.
  14. Traslada los rollos a la bandeja de horno dejando una separación de unos 4 centímetros entre ellos.
  15. Pincela la superficie con tahín y espolvorea el azúcar con canela restante y las semillas de sésamo.
    pinta con tahin y sésamo
  16. Hornea a 180 ºC con calor arriba y abajo hasta que estén doradas, de 12 a 15 minutos.

Entradas recientes

Todas las categorías