Pan de molde de centeno y cerveza


Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
16 Comentarios

Pan de molde de centeno y cerveza

Valoraciones:
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita
Cargando...
16 Comentarios

Sobre esta receta

Soy presa de los tópicos y cuando leo centeno y cerveza me viene a la cabeza un vikingo de trenzas rubias y casco con cuernos jurando a Odín. Este personaje de tebeo de aspecto tan tosco serían fan de este pan: de sabor recio y mínima dificultad, es apto para quien tiene pinta de pensar que cocinar es servir unas lonchas de bacalao seco cortado a hachazos.

Qué vas a necesitar

Ingredientes para un pan de 1 kg

Elaboración paso a paso:

  1. En un bol mediano mezcla las harinas junto con los copos de avena y la levadura seca de panadero. 
  2. Si hace frío y te sale agua muy fría del grifo, puedes calentarla un poco para que esté templada. En verano salta este paso, si no la fermentación iría muy rápido.
  3. Hecha la cerveza, el agua y la sal en el bol y mezcla bien con una cuchara, o, idealmente, con un amasador manual. En este pan no hace falta amasar, ya que al centeno, al tener muy poco gluten, no le gustan mucho los amasados. Simplemente mezcla bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea.
    Mezcla los ingredientes, no amases
  4. Unta el molde de pan con la mantequilla. Sé generoso y ten cuidado con las esquinas – úntalas bien para que luego no se te pegue la masa allí.
  5. Cómo la masa es muy pegajosa, pásala al molde con una cuchara. Vete añadiendo la masa por partes y nivelando con la cuchara, pero sin apretar. Al final deja la superficie nivelada con la cuchara. 
    rellena el molde
  6. Cubre el molde con un gorro de ducha o mételo en una bolsa de plástico y deja fermentar aproximadamente 1 hora y media. El pan estará listo para hornear cuando verás muchas burbujas en la superficie que han “roto” la superficie lisa. La masa no va a doblar el volumen, más bien crecerá unos 50-80 %. 
    La masa estará lista cuando la superficie comience a agrietarse
  7. Precalienta el horno a 250ºC.
  8. Cuando esté caliente, salpica con un poco de agua la superficie del pan y echa por encima unos pocos copos de avena. Aprieta muy suavemente, simplemente para pegar los copos a la superficie, pero sin deshinchar la masa.
    Espolvorea con copos de avena
  9. Mete el molde con la masa al horno y hornea durante 10 minutos a 250ºC. 
  10. Luego baja la temperatura a 220ºC y hornea durante otros 35 minutos.
  11. Saca el pan del molde con cuidado y vuelve a meterlo en el horno, ahora ya sin molde, para que se horneen bien las paredes del pan, durante otros 10-15 minutos.
  12. Sácalo del horno y déjalo enfriar encima de una rejilla. Con este tipo de pan es importante dejarlo enfriar por completo, mínimo 6 horas, idealmente unas 10-12 horas. Cuando está caliente es muy pegajoso y necesita aún acabar haciéndose enfriando. Lo ideal es hacer este pan por la tarde/noche y luego disfrutar de un buen desayuno al día siguiente.

Entradas recientes

Todas las categorías