Primeros auxilios
para el panadero casero.
Prospectos de masas

Bagel & Lox (Nueva York)

Entrada publicada el 16 marzo 2015 en Bocadillos del mundo
Malo, como pan de plásticoRegular, como cruasán a la planchaNo está mal, como mi primer pan caseroBueno, como mi quinto pan casero¡Estupendo! Me acabo de comer la hogaza enterita (3 voto, media: 4,67 de 5)
Loading...Loading...

El paisaje de enormes rascacielos acristalados y anuncios luminosos del centro de Manhattan tiene poco que ver con el Lower East Side, un barrio de edificios de ladrillo y escaleras de incendios en las fachadas que acogió a muchos inmigrantes entre finales del siglo XIX y principios del XX. Era una zona pobre, con gente hacinada en casas sin agua corriente ni gas, en donde los brotes de cólera e incendios eran habituales.

Joel Russ, un judío de la Galicia polaca, llegó al Lower East Side en 1905 y se buscó la vida vendiendo boletus por las calles, que bullían con la actividad de cientos de puestos ambulantes con artículos de primera necesidad. Tras reunir el dinero suficiente para comprar un carrito, empezó a vender arenques en salmuera y siguió prosperando hasta abrir una de las tiendas de comestibles más famosas de la ciudad: Russ & Daughters.

Russ & DAUGHTERS

Quesos cremosos a un lado, salmones ahumados al otro.

 

Es un local pequeño y durante los fines de semana se forman enormes colas de clientes que, a diferencia de los que buscan el glamour fugaz del cronut, aguardan pacientemente para comprar el esturión, salmón, arenques y sable que los Russ llevan trabajando desde hace más de un siglo con un cuidado exquisito (Mark Russ Federman cuenta en su libro “The House that Herring Built” que, cuando dejó la abogacía para dedicarse al negocio familiar, le preguntó a su padre cuánto tiempo necesitaría para aprender el oficio y este le contestó que tras 10 años recogiendo pescado en los ahumaderos, empaquetándolo, fileteándolo y vendiéndolo, podría considerar que empezaba a conocerlo).

bagels&lox

Bagels, salmón ahumado y queso. Un clásico de la cocina judía neoyorkina.

Pocas tiendas quedan en Nueva York con más de un siglo de antigüedad y esta es de visita obligada para tomarse un bagel con queso de untar y unas lonchas de salmón ahumado, o bagel & lox, como dicen los lugareños, un tentempié muy sencillo que recomiendo disfrutar sentado en un banco observando tranquilamente el ritmo de una ciudad obsesionada con la novedad.

✡✡✡

Si te animas a hacer bagels y te gustan con semillas en la corteza, te dejamos un cupón de descuento del 50% 25% en todas las frutas y semillas de nuestro catálogo. Solo tienes que introducir el código “nueva york” (sin comillas ni mayúsculas) en el campo “cupón de descuento” del carrito de la compra.

Importante: este cupón solo será válido hasta el próximo martes 24 de marzo de 2015.

Recibe por correo las actualizaciones del blog

'11 Responses to “Bagel & Lox (Nueva York)”'
  1. Mª Carmen Arnal dice:

    He introducido el código nueva york en el carrito de la compra y el descuento es del 25% no del 50% como decís arriba. ¿Cuál es el correcto? Un saludo

  2. Skull dice:

    ¿ Boletus?… Entiendo que os referís a boletos de loterías y rifas, no que vendía productos gourmet…

  3. Bonito post. Me gusta mucho vuestra forma de presentar y hacer las cosas. Enhorabuena!

  4. Andres dice:

    Disiento profundamente. Yo sé que lo mío es un tanto heterodoxo, un mix de tradiciones, un concepto fusión al menos para quienes estamos de este lado del atlántico y no en la Gran Manzana, pero para mi el paraíso es un bagel relleno de queso Philadelphia, pastrami y pepinillos. Saldrán a lincharme con el argumento de que el pastrami va con pan de centeno, pero con bagels, shekiná!!!!!!!!!!

    • Bueno, Andrés, tu caso tiene fácil solución: pides un bagel con queso en el Russ & Daughters, sales a la calle, caminas unos pasos, pides un bocata de pastrami en el Katz’s (sin mostaza) y lo desmontas para montar el tuyo. ¡Buen provecho!

  5. […] libres siguiendo los consejos de mis amigos y conocidos para encontrar buenos perritos calientes, bagels, ostras (una pasión neoyorkina), Manhattan clam chowder y sandwiches de […]

Deja tu comentario

Importante: si el comentario que quieres publicar no está relacionado con esta receta, por favor, usa nuestra página de consultas.